3 cosas que aprendimos del Millonarios vs Equidad

690

Compartir artículo:

En un partido extraño, interrumpido por la lluvia, Millonarios y La Equidad terminaron por divertir. Estos son los tres aprendizajes que nos dejó el partido. 

 

Con Rojas y Duque se sostiene el edificio

Russo encontró el cimiento. El tándem Rojas y Duque es quizá la noticia más feliz para Millonarios. Porque son los que ponen el tempo y el nervio del equipo. La juventud de John Fredy le permite ser todo intensidad, todo pulmón. El volante de 22 años es la gran aspiradora de Millonarios. Invisible (como Kanté), recupera y recupera y recupera. Hoy lo volvió a hacer. Rojas, con mil partidos encima, agradece la intensidad de Duque y es el primer cerebro del equipo. Como lanzador hace daño, tanto para buscar a los puñales externos, como para sorprender a media distancia (Novoa le sacó un balón envenenado).

 

(También le va a gustar: Burlarse de Millos sale gratis)

 

Elicer Quiñones y la felicidad de fichar bien

Con partidos como el de hoy, Elicer demuestra que no es un rumor sino una certeza. A su desequilibrio, a su intuición y potencia para galopar la banda izquierda, le añade disciplina táctica y cerebralidad. Hoy cumplió siempre en defensa, completando la línea de cuatro en la mitad cuando Millonarios perdió el balón. A pesar del rigor táctico de la Equidad, Elicer se resistió a pelotear sin sentido. Audaz, rompiendo de afuera hacia adentro, inteligente en la asociación con los volantes internos e intuitivo y acertado para buscar el desequilibrio personal. Fue uno de los puntos altos del equipo.

 

(¿Sabe dónde está ‘Tyson’ Rivas´? Entérese)

 

Novoa y la Selección

Diego Novoa es un arquerazo. Con todas las letras. A pesar de que Koufatty lo sorprendió y se la colgó del ángulo, hoy (y ayer) fue la gran figura de la Equidad. Sacó cinco pelotas jodidísimas, achicó rapidísimo, voló a los ángulos, le sacó un cabezazo imposible a Del Valle. Diego es hoy por hoy el arquerazo de una generación que parece haberse quedado estancada en el tiempo. Que recuerda nostálgica a Córdoba y a Mondragón. “Sabe cantar el himno” dijo el polémico Iván Mejía en la transmisión del partido. Y sí, esta vez tiene razón, Diego es arquero de Selección.

 

(Seguro le va a gustar: Selecciones inferiores que sí nos hicieron soñar) 

 

Foto:

WinSports


Lo más leído