Las 4 falacias del Canal Premium de Win Sports

8526

Compartir artículo:

Para que sepan qué es ese cuento del canal Premium

 

Mientras que siguen los ecos de Millonarios campeón y la gente anda con la cabeza en la Navidad y el Año Nuevo, el pasado 19 de diciembre y sin hacer demasiado eco, el presidente de la Dimayor Jorge Perdomo lo confirmó: el Canal Premium es un hecho. Para el segundo semestre de 2018 habrá que pagarle a los cableoperadores privados un cargo extra para ver los partidos de la primera división del fútbol colombiano en una movida que según Perdomo será beneficiosa para las finanzas de los equipos y por ende para el nivel del campeonato.

 

higuita_compre-ya-01

 

Una jugada que, aunque se esfuercen en pintar de beneficiosa y avanzada, afecta directa e inmediatamente al hincha del fútbol local, que tendrá que gastar un dinero de más si quiere ver a su equipo favorito por TV. Ahora, si sumamos esto a las críticas sobre el bajo nivel futbolístico que se ve en el FPC, ese monopolio y símbolo de la privatización del rentado nacional llamado Win Sports, el lamentable o precario estado de algunas canchas y casos sonados de corrupción en el máximo organismo del fútbol colombiano (como el de su ex presidente Jorge Bedoya), queda claro por qué tanta resistencia al Canal Premium, que se antoja como otra de las famosas Dimayoradas.

 

Pero para entrarle a este tema que todavía no puede explicar en profundidad la Dimayor —porque aunque la decisión esté en firme, sus bases siguen sin definirse—, decidimos ponerle la lupa a algunas frases que el señor Perdomo ha tirado en medios y con las que ha dejado pistas sobre las razones, ejecutores y supuestos beneficios del canal.

 

Lea también: la Dimayor hace las cosas con los pies. 

 

“Nacional tiene un impacto en su presupuesto de 3% por derechos de televisión, mientras que Real Madrid impacta 22%”

 

Uno de los caballitos de guerra de la Dimayor es que el Canal Premium logrará equiparar los ingresos por derechos de televisión que tienen los equipos colombianos con los europeos. ¿Pero comparar el consumo que tiene LaLiga en el mundo con el que tiene el FPC? Mientras que en la temporada 2015-2016 la primera división española recaudó más de $1,000 millones de dólares por derechos televisivos, la colombiana recauda de a $33 millones anuales. Y es que más allá de la obvia diferencia, esto refleja un hecho: para ver al Real y al Barca pequeños y medianos canales alrededor del mundo o conglomerados como Fox y ESPN compran los derechos a empresas como Mediapro y Movistar que cierran tratos millonarios con  la LFP mientras que la Liga Águila se ve únicamente por Win Sports y RCN, cadenas nacionales. Básicamente esperan mejorar sus ganancias explotando el bolsillo del mismo público, casi todo en Colombia.

 

“48% de los encuestados, que nos reflejan los 5,2 millones de suscriptores que tenemos, estarían en disponibilidad de comprarlo. Y 23% de ese 48% está con la firme disposición de adquirirlo”

 

Soportado en encuestas de las que no hay ningún soporte público, Perdomo ha desfilado por los medios afirmando que efectivamente y a diferencia de lo que se lee en redes sociales cada vez que surge el tema, hay gente que le compraría su Canal Premium (que se estima costará unos 30,000 pesos por semestre). Leída detenidamente, esta afirmación es una vergonzosa muestra de que a la Dimayor no le importa que menos de la mitad de los suscriptores no tengan los medios para ver fútbol en casa. Como tampoco parece preocuparle que solo el 23% de los que tendrían la capacidad económica de hacerlo estarían seguros de pagar.

 

No se entiende entonces cómo esperan recaudar dinero para repartir entre los equipos y mejorar el nivel del fútbol colombiano, si haciendo cuentas optimistas, en principio solo contarían con $11,5 millones de dólares anuales para repartir entre 20 equipos (una minucia si tomamos en cuenta que solo Teo y Chará le costaron $6.5 millones de dólares al Junior). Además, basados en la experiencia,  es ingenuo pensar que todo el dinero ingresará a los clubes y no a bolsillos ajenos…

 

Le gusta también: Patadas criminales en el FPC. 

 

“Los recursos que percibimos con Win básico y la televisión abierta no satisfacen a los clubes porque comparativamente con los clubes de Latinoamérica hay un gran desbalance”

 

Puede que el señor Perdomo tenga razón con el tema del desbalance, pero si hablamos de Latinoamérica se ha probado que el Pay Per View para fútbol no está funcionando. El mejor ejemplo es Argentina, una liga más vista que la colombiana nacional e internacionalmente y que desde octubre implementó un sistema como el que propone la Dimayor con el que cobra $15 dólares semestrales de  suscripción.

 

Como se esperaba los resultados han sido desastrosos: de un total de 8 millones de suscriptores solo 650 mil – el 8,12%–, pagaron por ver fútbol.

 

valderrama_compre-ya-01

 

Si bien los argentinos vienen del sistema de Fútbol Para Todos, en el que el gobierno asumía los gastos de derechos televisivos para que el fútbol se viera de manera gratuita en televisión abierta, es un precedente importante y reciente que no se debería obviar.

 

Le puede interesar: Las 3 cosas que están matando al FPC

 

“El año entrante hay elecciones presidenciales y no queremos que este negocio, que es eminentemente privado pero con implicación social, sea tomado como elemento electoral”

 

Es preocupante que Perdomo diga que el Canal Premium debe estar alejado de la política cuando en la sub comisión encargada de las decisiones sobre los términos económicos de la negociación se encuentra Antonio Char, hijo del patriarca del Junior, Fuad Char, ex presidente del Grupo Empresarial Olímpica y hermano de Alejandro Char, actual alcalde de Barranquilla, pieza de Cambio Radical y ahijado político del candidato presidencial Germán Vargas Lleras.

 

alex-char-1
¿Que no hay política? Pregúntenle a Alex Char.Foto: hsbnoticias.

 

No podemos olvidar que antes de que el mismo Junior lo confirmara, Alejandro Char anunció en Twitter la contratación de Alexis Mendoza como DT del equipo, en muestra del poder político que tiene en el club tiburón. A eso se le suman los cuestionamientos que se le hicieron a los directivos del Junior a mitad de año cuando incluyeron descuentos en mercados de la Olímpica a los que compraran el abono.

 

Por otro lado, en esa mesa también se encuentra Rodrigo Rendón, el presidente del Real Cartagena acusado de tener nexos con la empresa Tecnoglass, vinculada con la sancionada Ticket Shop y el famoso “Cartel de las boletas” que revendía entradas para ver a la Selección Colombia. Lo que hay es política.

 

***

No es fácil anticipar lo que sucederá con el Canal Premium, más teniendo en cuenta que aunque esté aprobado sigue diseñándose. De lo que sí estoy seguro es que es una afronta contra los intentos por democratizar el fútbol –hacernos pagar a las malas–  en Colombia y que a pesar de vender la idea de que llega para mejorar los insumos económicos de la Liga Águila no hay garantías de ello. ¿Será la gran nueva Dimayorada? El tiempo lo dirá. Por ahora podemos ir pensando en volver a la tienda de la esquina a ver los partidos con pola en mano…o acaso regresar masivamente a los estadios.

 

banner-prueba-valderrama_300x250-01

 

Entrevistas utilizadas:

Dinero 

Redmas

Publimetro

 

Foto:

El Espectador


Lo más leído