El América tumbó al Cali y comenzó a salir a flote

2369

Compartir artículo:

Clásico es clásico. América le ganó 2-1 al Cali y le puso pañitos de agua tibia a la crisis.

 

El que pega primero, pega dos veces

 

48 segundos necesitó el América para romper su racha de 7 partidos en fila sin hacerle gol al Cali. En una combinación endemoniada, con taco de Lizarazo incluido, Cristian Martínez Borja clavó un golazo que prendió el infierno rojo. Pedro Felicio
lo gritó con la misma rabia de un Pascual eufórico; y con razón, su plan estaba funcionando antes del primer minuto.

 

james-2014-v-negra

 

El vendaval tomó por sorpresa a los verdes y revivió todos los fantasmas de un pasado no tan lejano: la fragilidad defensiva. La presión alta y las transiciones rápidas comandadas por Juan Camilo Angulo hicieron de la saga verde un mamarracho, amargaron el buen fútbol que venían mostrando Gerardo y sus muchachos y pusieron al descubierto todas las limitaciones de un equipo que perdió la conexión entre sus líneas.

 

El América olió sangre. El empuje de sus jugadores y la hinchada puso al Cali contra la cuerdas. No hubo ideas y el mediocampo no pudo respaldar a unos defensas abrumados por una presión angustiante. En esta dinámica llegó un grosero error de Daniel Giraldo, quién con complicidad de Camilo Vargas le regaló el segundo gol a Cristian Dájome. 2-0 al minuto 14.

 

Lea también: Don Tulio Gómez es un ingenuo

El Cali se sacudió

 

Al final del primer tiempo se vio alguito de reacción por parte del Cali… pero no alcanzó. Para el  segundo tiempo Pelusso quiso corregir metiendo a Roa y a Fabián Sambueza.

 

Los cambios surtieron efecto y el equipo mejoró desde el vamos. Con más posesión y algunas llegadas, alcanzaron a soñar con alguna remontada de esas que están de moda. Pero al frente se encontraron con un América férreo que se resignó cómodo al contragolpe y dobló sus esfuerzos defensivos. Jefferson Cuero, Johnny Mosquera y Kevin Rivas refrescaron al diablo y ni siquiera un gol de Sambueza en el 80 pudo con la entrega de los rojos. Final 2-1.

 

andres-inmortal-carpinteria

 

Le puede interesar: En Colombia le comemos demasiado a los técnicos extranjeros

 

La magia de los clásicos

Ya lo había advertido Pelusso: “en los clásicos casi siempre pierde el favorito”. Y sí. El América se olvidó de la crisis y pegó un golpe sobre la mesa, fue más que el Cali y ganó bien. Pedro Felicio se salió con la suya y demostró que algo sabe. Planteó un buen partido y pudo con un equipo que venía de ganar y gustar en liga y en Sudamérica.

 

Este clásico será, como ya es costumbre, un punto de inflexión para ambos. Los rojos demostraron que tienen con qué pelearle a cualquiera, las verdes recibieron un lección de humildad para lo que se viene.

 

No se vaya sin leer: Un circo llamado Junior de Barranquilla

 

Foto:

El País


Lo más leído