Selecciones juveniles que sí nos hicieron soñar

1955

Compartir artículo:

A continuación, las selecciones menores que nos hicieron confiar en nuestro fútbol. 

 

El fútbol juvenil…ay, el fútbol juvenil. Las selecciones menores… ay, las selecciones menores. El sudamericano Sub- 20 que se está jugando en Ecuador es un verdadero reto para el espectador. Inconsistencia, poca fluidez y aburrimiento son palabras que describen el fútbol mostrado. La Colombia  del ‘Piscis’ ha sido un somnífero y una frustración.

 

En Hablaelbalón, para no llorar, nos pusimos en la tarea de revivir la selecciones menores que nos pusieron los pelos de punta. Que nos hicieron soñar.

 

Selección Colombia Sub-23  Barcelona 1992 

Es extraño empezar la lista con una selección que fue, al final de cuentas, un Fracaso. En mayúsculas. Un fiasco. Un disparate. Una gran radiografía de la peor cara de la mentalidad del deportista colombiano: indisciplinado, saboteador, inconsciente y folclórico. Pero qué le vamos a hacer. Dejar por fuera esta selección da para cárcel. ¿Por qué? Porque tapaba Miguel Calero (de suplente Mondragón). Porque sus laterales fueron el mítico Diego León Osorio y José Fernando Santa. Porque el central era Bermúdez, ‘El Patrón’. Porque Harold Lozano fue el Kanté de la época. Porque el cerebro fue el indómito Victor Danilo’ Pacheco. Y porque arriba, mamita querida, arriba, el ‘Tino’ Asprilla, el mejor Iván René Valenciano y Victor Hugo Aristizábal no creían en nadie. Ah, también estuvo ‘Carepa’ Gaviria.

 

Como roqueros: El 'Bolillo', el 'Tino' y Valenciano.
Como roqueros: El ‘Bolillo’, el ‘Tino’ y Valenciano.

¿La historia? Después de ser la sensación y salir sub-campeón en el Preolímpico en Paraguay, Colombia viajó a Barcelona como uno de los grandes referentes. Asprilla y Valenciano ya jugaban en Italia. Bermudez ya daba miedo y Harold Lozano parecía de 30 años. El jefe, además, era el siempre polémico ‘Bolillo’ Gómez.

 

Como pasaría después en el Mundial del 94′, esta selección llegó muy canchera, muy folclórica, muy agrandada. Sin preparación y sin fuego, con jugadores que se abarrotaron de comida en la Villa Olímpica, sin ninguna preparación táctica sobre los rivales, la selección fue paseada por España, empató contra Catar (!) y perdió contra Egipto. “Pensábamos que los catarís y los egipcios llegarían a jugar en Camello, luego pasó lo que pasó”, recuerda Valenciano. Así, como un mal chiste, terminó su participación.

 

(Lea también nuestro perfil sobre Eduard Atuesta)

 

Selección Colombia Sudamericano Sub-20 1985

Aunque el registro de esta selección es muy pobre, precario y fragmentado, no podía faltar en la lista. Pues al salir tercera del Sudamericano Sub-20 en Asunción se metió en la historia como el primer equipo en clasificarse a un mundial de fútbol juvenil (el de la Unión Soviética de 1985). Además, fue la primera selección en vestirse de amarillo, de azul y de rojo.

 

Fue un equipo mitológico, con todas las letras: en ella jugó James Rodríguez, el papá del 10 del Real Madrid. El arquero, ni más ni menos, fue René Higuita. De goleador contó con el infernal delantero de Turbo, John Jairo Trellez (papá de Santiago Trellez), el primer colombiano en llegar a Boca Juniors. El técnico, Luis Alfonso Marroquín, es para los historiadores el primer gran revolucionario de nuestro fútbol.

 

colombia-1985
La primera selección en la historia que se vistió de ‘Tricolor’.

 

Y además en ella jugó el gran mito del fútbol colombiano. La promesa incumplida. El diferente que el América de Cali (el del médico Ochoa y los dineros calientes)  no quiso vender. El pereirano de 1,65 de alto que jugaba mejor que el ‘Pibe’, que Willington Ortiz, el juvenil que de verdad se parecía a Maradona. El diamante que quedó en bruto, que se perdió en la noche.  Nuestro ‘Trinche’ Carlovich. Nuestro Duncan Edwards. Fue el equipo de John Edison Castaño. (Es su tarea, señor lector, buscar lo que de él hay en Youtube).

 

(Le va a gustar nuestro homenaje a Reinaldo Rueda

 

Selección Colombia Sudamericano Sub-20 2005 

Hoy en día, a excepción de ciertos periodistas mala sangre, hay un consenso nacional de que lo mejor que le pudo pasar a nuestro fútbol fue la llegada de José Nestor Pékerman. El ciclo del argentino marca un antes y un después: A.P y D.P.

Coincidimos.

 

Sin embargo, el fútbol, como el resto de las actividades humanas, responde a procesos. Una buena selección mayor no es una obra de magia sino el resultado de un trabajo en inferiores, de jugadores esculpidos y bien guiados.

 

Esta selección materializa lo anterior. La base la puso Reinaldo Rueda, que sacudió nuestra historia saliendo tercero en el Mundial de 2003 en Emiratos Árabes. Dos años después, el eje cafetero hospedó el Sudamericano: no se podía defraudar.

 

Hugo Rodallega de la seleccion de Colombia celebra su gol contra la seleccion de Argentina durante el partido jugado en Armenia el 2 de febrero de 2005 por el campeonato Sudamericano Sub-20. El torneo Sudamericano otorga 4 cupos al Mundial Sub-20 a realizarse en Holanda en junio proximo. AFP PHOTO/Luis ACOSTA
Cuando Rodallega fue mejor que Messi.

 

En el primer partido, contra Bolivia, la presión pareció ser demasiada. 0-0 en el primer tiempo. Dudas. Decepción. Otra vez el fútbol juvenil, ayayai… Pero después se destapó Rodallega, que se cansó de hacer goles de todas las facturas, vino su: “Soy mejor que Messi”. Cuando faltó Rodallega, emergió Falcao García. Cuando faltó Falcao, brilló Wason Rentería. Abel se consagró como un diferente. A su lado, como después en la selección absoluta, Edwin Valencia. Juan Carlos Toja voló alto. Marrugo, junto a Sebastián Hernández, cerraron una auténtica mina de oro.

 

Foto

futbolred.com


Lo más leído