¿Cómo ganarle al mejor equipo del mundo?

3555

Compartir artículo:

Colombia podría comprar su tiquete a Rusia este martes. Pero hay cosas que debemos cambiar si queremos ganarle al mejor equipo del continente.

 

Siempre caemos en la trampa. El ruido y los prejuicios –futbolísticos y humanos— que rodean a un partido tapan lo esencial del juego. Nos impiden percibir los verdaderos factores que incidieron en el desarrollo del partido. Dijimos que era el partido más desigual entre Colombia y Venezuela de los últimos años, que con medio equipo sub-20 Dudamel lo tenía muy difícil. Y otra vez, caímos en la trampa.

 

Los ‘Chamos’ propusieron un partido combativo y friccionado en un césped seco y difícil para jugar por abajo. Colombia siempre estuvo incómoda. Todo lo anterior, sumado a rendimientos individuales muy bajos, hicieron que al final diéramos por bueno el empate. Salir de Venezuela con los tres puntos es casi imposible. Colombia es el país del continente que menos veces, solo una, ha ganado en la tierra de Bolívar por eliminatorias.

 

Debemos analizar qué se hizo mal para poder hacer el mejor partido posible contra uno de los mejores equipos del mundo. Brasil jugará en Barranquilla con todos los cracks. El mensaje de Tite es no soltar el pie del acelerador y mantener ese ritmo infernal de juego hasta Rusia. Si Neymar y compañía  ven que es factible golear en Barranquilla, no tendrán piedad. No es nada personal, Brasil triturará a al que se le ponga al frente si puede hacerlo.

 

También puede leer: Recordando a Hamilton Ricard

 

Dos problemas contra Venezuela 

 

No hubo conductor

La baja de James terminó siendo definitiva. Más que su calidad, que por supuesto Colombia la extrañó, el problema fue de carácter conceptual. Venezuela jugó con un bloque replegado, con sus delanteros en la mitad de la cancha. Si bien era difícil superar las líneas con posesión, el déficit de juego para hacerlo fue preocupante. El pésimo partido de Barrios —con balón y sin balón— y el rol creativo de Chará dejaron a Colombia sin brújula. Yimmi, jugando por adentro nunca recibió en buenas condiciones. E intentar ganar contra los centrales venezolanos los pelotazos que mandaban Zapata y Murillo fue un completo despropósito.

 

chara_seleccion_efe
Foto: elespectador.com Chará no rindió en el puesto de James. Lo hizo mejor de extremo.

 

No tuvimos a ese jugador que juntara piezas, que aguantara el balón para que laterales y volantes avanzaran. Reemplazar a James por calidad es imposible, pero en lo conceptual se podría haber hecho. Giovanni Moreno por características era ese jugador. Apenas entró, Colombia pudo construir jugadas de cuatro y cinco pases seguidos. Su aporte y el de Aguilar le dieron otro tono al equipo.

 

También puede leer: ¿No que éramos un país de arqueros?

 

Centrales: un problema central

En el fútbol de hoy los equipos que pretenden ser protagonistas e imponer condiciones necesitan centrales completamente comprometidos en la construcción del juego. Es muy difícil que Colombia pueda parar seis jugadores en campo contrario si sus centrales se limitan a defender y a rechazar casi todas las pelotas. Revolearla fue siempre la primera opción.

 

Zapata y Murillo rehuyeron de su responsabilidad. Ninguno asumió la tarea de buscar líneas de pase, conducir para liberar y ser jefe en la salida. Cada uno reventó cuantas pelotas pudo; le dijeron a Falcao “toma, te dejo el problema a ti'”. El equipo necesita centrales con personalidad que, si ven que los volantes de primera línea no están en su mejor día, sean capaces de inflar el pecho y asumir ellos la responsabilidad.

 

También puede leer: ¿Cuanto valdría el Tino Asprilla en el 2017?

 

Viene Brasil, ¿y ahora qué?

 

Hay dos factores que no invitan al optimismo. El primero, el descomunal momento de Brasil. Con Tite por eliminatorias la ‘Canarinha’ ha ganado los nueve partidos que disputó; metió 26 goles y recibió dos, entre ellos un autogol contra nosotros. El segundo, el saldo de Pékerman contra Brasil: seis partidos, cuatro derrotas, un empate y una victoria. Será muy complicado. El partido del martes es una prueba con mayúsculas.

 

Pékerman conoce perfectamente la propuesta y las características del rival. Brasil no saldrá con nada nuevo. El once que le ganó a Ecuador este jueves fue el mismo que le ganó 2-1 a Colombia en Manaos el 6 de septiembre del 2016: Alisson; Alves, Miranda, Marquinhos, Marcelo; Casemiro, Renato Augusto, Paulinho; William, Neymar y Gabriel Jesus. Este equipo, con estos once, lleva un año de certezas y consolidación. Es un 4-3-3 de altísimo vuelo.

 

tite-neymar-amistoso-argentina-cbf_oleima20170519_0105_15
Foto: ole.com.ar Tite con Brasil tiene un récord de 9 victorias de 9.

 

Contra Colombia no estarán Marcelo ni Miranda por sanción y lesión respectivamente. En su lugar jugarán seguramente Filipe Luis y Thiago Silva. Nada cambia demasiado. El del Atlético también es un puñal en ataque y en defensa es incluso más fiable. El capitán del PSG es rápido, contundente en los cierres y letal en el juego aéreo.

 

También puede leer: Cuando el fútbol es secundario

 

Los dilemas

 

Wilmar Barrios 

Uno de los dilemas centrales de Pékerman para el martes es el tema Barrios. Por un lado, su partido contra Venezuela fue muy decepcionante. El cambio de disposición con el ingreso de Aguilar fue evidente. Pero una cosa es entrar al minuto 75 contra una Venezuela desgastada y otra muy distinta es que el bueno de Abel, que es suplente en su equipo, sea titular en Barranquilla para combatir a Casemiro y Paulinho. Estos juegan a otra velocidad. La diferencia de ritmo es abismal por más buen pie que Aguilar tenga. El partido de hace un año lo demostró. Macnelly, que es un jugadorazo, se vio lento y frágil en Manaos contra Casemiro. No existió. Volver a confiar en Barrios sería lógico. Un mal partido no puede ser una pena de muerte.

 

Parar a Neymar

Contener al jugador más desequilibrante del mundo en el uno contra uno es una tarea colectiva. No es una tarea de Arias, es de todos. Pékerman debe recordar bien el grave error que fue poner a James por la banda derecha adelante de Stefan Medina en Manaos. James no retrocedió como Neymar exige y el brasileño hizo trizas a Medina. ¿Qué pasó? El país crucificó injustamente a Stefan.

 

1413575374368
Foto: sport.com Ney es el jugador con más regates completados por partido en el mundo.

 

Por eso necesitamos al Cuadrado modo Calcio. Al Juan Guillermo que le hace caso a Allegri y le saca fuego a la raya del Juventus Stadium. Limitar la capacidad de Neymar y las subidas de Filipe Luis exigirán de todo el compromiso de Cuadrado. Es el ideal para jugar, pero debe ayudarle a Arias más que nunca.

 

El extremo izquierdo y el enlace

Por el contexto en su club, el jugador que más decepcionó fue Cardona. Estuvo sin fuego, desconectado e impreciso en entregas sencillas. Con una buena cantidad de minutos acumulados en Boca estas semanas, los viajes, una hora de partido en Venezuela y con la tarea contener a Alves y William por derecha en el Metropolitano lo más probable es que no sea titular.

 

Por otro lado, lo mejor de Chará lo vimos cuando ocupo el sitio de Cardona tras el ingreso de Gio Moreno. Yimmy tiene todas las condiciones para brillar de extremo izquierdo. Hay que aprovechar su momento. Juega bien siempre. Tiene esa quinta velocidad que pocos tienen para conducir. Y además, jugaría ante su gente. En un estadio que lo idolatra y al que pone de pie todas las semanas.

 

La posición de enlace tiene tres candidatos: James, Gio Moreno y Teo. Sin ritmo y sin un solo minuto en Venezuela es difícil que James tenga opciones de jugar. No parece el contexto ideal para reaparecer. Por características, Gio Moreno es el jugador que mejor puede suplir las cosas que James le aporta al equipo: gran último pase, media distancia, fantasía e imaginación en espacio reducido. Sus buenos minutos en los amistosos y contra Venezuela son un buen indicio. Es un excelente jugador. Parece ser el ideal para ser el enlace en Barranquilla.

 

Después de todo lo analizado, proponemos el siguiente once: Ospina; Arias, Zapata, Davinson Sánchez, Fabra; Sánchez, Barrios; Cuadrado, Gio Moreno, Chará; Falcao.

 

También puede leer: La palomita que nos llevó a Francia 98

 

Foto: static.deia.com


Lo más leído