Once ideal liga española (sin Barca y Madrid)

584

Compartir artículo:

El XI ideal de la liga española lo conforman siempre —en un 90%— los cracks del Barca y el Madrid. Son fenómenos, sí, pero la luz de estas estrellas tapa la de otros jugadorazos que usted desconoce o subestima. Estamos cansados de ver siempre a los mismos.

 

Este once ideal sin figuras del Barca y el Madrid es un equipo casi perfecto. Tiene un balance ideal entre talento, rigor táctico y un sentido pleno de solidaridad para atacar y defender como equipo. Una delantera con Messi y Cristiano sería de ensueño, demoledora, pero cuando pierdes la pelota defiendes con ocho. Este equipo jugaría con hambre y alegría; un acordeón flexible y armónico para atacar y una roca para defender.

 

Sistema: 4-3-3

Entrenador: Diego Pablo Simeone

 

Oblak:

Desde hace muchos años —desde De Gea— el arco ‘Colchonero’ es un candado. El Atlético suele tener la valla menos vencida de la liga. Por supuesto que el trabajo colectivo de un equipo que conoce y maneja todos los secretos del arte de defender es fundamental. Sin embargo, cuando ese sistema es vulnerado la última estación para el gol es la más difícil. Jan Oblak es el muro con el que sueña Trump. Un arquero completísimo: rápido, con reflejos, especialista en dificultarle la definición a los delanteros, maneja muy bien el espacio aéreo, domina muy bien el área, tiene personalidad y es potente de piernas. Su único defecto es su juego con los pies, pero para Simeone eso no es una necesidad. Al día de hoy es uno de los tres mejores del mundo.

 

Mariano (lateral derecho):

Este brasileño de 30 años es un gran ejemplar de la escuela carioca de laterales. Cuesta entender por qué llegó tan tarde a la élite europea. Con Sampaoli este año fue igual de desequilibrante como lateral al uso que como carrilero largo en una línea de cinco defensores. Tiene un excelente sentido para desdoblarse. Entiende a la perfección cuándo y cómo atacar el espacio a la espalda del rival. Y cuando llega a línea de fondo es muy lúcido —que es lo que diferencia a un buen lateral de uno excelente—. Es preciso e inteligente al elegir la mejor opción en campo contrario.

 

También puede leer: El trampolín de Rueda a la Selección

 

Musacchio (primer central):

Este gran central argentino ha sido, junto a Bruno Soriano, el líder de un Villarreal que lleva varias temporadas jugando a un gran nivel. Fue el faro de la segunda mejor defensa de la liga (33 goles en contra, ocho menos que el campeón). Mateo salió de la cantera de River donde jugó muy poco. Llegó muy joven hace siete años al Villarreal. Desde entonces su crecimiento ha sido espectacular. Una rotura de peroné la temporada pasada freno su proyección.

 

Es agresivo e implacable en los duelos individuales, va muy bien por arriba y también sabe aguantar bien a los rivales desequilibrantes. Un central muy completo. Lo compró el Milan para la siguiente temporada y más temprano que tarde será titular en la selección argentina.

 

Godín (segundo central):

El ‘Faraón’ no necesita presentación. Tenerlo en un equipo supone una tonelada de carácter y liderazgo. Jugó 2.705 minutos esta temporada, marcó tres goles y asistió en dos. El Atlético tuvo la mejor defensa del año con 27 goles recibidos. Junto a Gabi y Koke, los tres, son el corazón del proyecto Simeone.

 

Theo (lateral izquierdo):

El primer fichaje del Real Madrid para la siguiente temporada fue una de las gratas sorpresas. Este francés nacido en Marsella es un lateral con un futuro enorme. Fue titular casi todos los partidos y fue uno de los pilares de la muy buena temporada del Alavés.

 

Es potentísimo, tiene en su zurda una pegada que recuerda —solo recuerda— a la de James. Con ese empeine cerrado manda centros y disparos llenos de veneno. Es atrevido para encarar y tiene también el rigor defensivo del que carecen muchos de los laterales que pasan al ataque.

 

También puede leer: Once ideal Liga ÁguiIla 2017-

 

N’zonzi (mediocentro):

“Dime quién es tu mediocentro y te diré como juegas”, diría Sampaoli. Steven N’zonzi define perfectamente lo que fue el Sevilla modelo 2016/17. Sin duda el jugador más importante del equipo. El espigado volante es un portento físico. Sus grandes zancadas lo hacen muy rápido, su altura, infranqueable por arriba.

 

Pero además tiene un pincel en su pierna derecha. Con 2.791 pases fue el jugador que más pases completo en la Liga. Pierde muy pocos balones y tiene una enorme capacidad para sacar al equipo y encontrar líneas de pase a la espalda de la presión del rival.

 

Koke (interior):

Si este fuera un equipo que viajara junto alrededor del balón, Koke sería el campamento base. Este volante es lo mejor que ha dado la cantera del Atlético en la última década. Es asombroso lo completo que es. Koke le es útil a cualquier tipo de idea y sistema. Es incombustible en el ida y vuelta e inteligentísimo para jugar. Jugó 3.171 minutos y metió cuatro goles e hizo ocho asistencias. Brutal.

 

Beñat (interior):

En el Betis jugaba de enlace detrás del nueve y en Athletic de Bilbao lo hace en el doble cinco con San José. Sin embargo, este pedazo de jugador podría ser un excelente interior. En su primera temporada en el Bilbao le costó jugar con más responsabilidades defensivas. Pero ya no hay dudas, es el jefe de la mitad de la cancha de su equipo. Su golpeo es exquisito. Para todo. Para disparar, pelotear, centrar, cobrar libres directos. Es inteligente y muy técnico. Williams, Aduriz y Muniaín gozan de lo lindo con sus pases.

 

También puede leer: Balotelli, el pirómano

 

Vitolo (extremo):

El otro líder del gran Sevilla de Sampaoli fue este gran extremo canario. Para el lateral encargado de cogerlo es una pesadilla. Con balón es potente y determinando para encarar, y cuando la jugada viene por el otro lado llega muy bien de atrás con sorpresa. Hizo una gran temporada. Seis goles y seis asistencias. A Lopetegui le encanta. Ha hecho parte de las últimas convocatorias de la selección.

 

Griezmann (extremo)

No es una locura decir que Griezmann es el jugador, en el mundo, que más creció individualmente en los últimos cinco años. De ser un interesante extremo de la Real Sociedad pasó a ser un delantero total. Proporcionalmente para el universo del Atlético, Antoine tiene una carga de aportación similar a la de Messi en el Barca. Mucha veces es principio y fin de la jugada, lidera los contragolpes, tiene una finísima visión de juego, desequilibra en el uno contra uno, corta la cancha conduciendo de afuera hacia adentro, tiene gol y una baraja amplia de recursos para definir, cabecea bien, defiende… Griezmann lo tiene todo. Es un fenómeno.

 

Iago Aspas (delantero centro): Es el rey de Balaídos. Su temporada ha sido de diez puntos. Hacer 19 goles y tres asistencias en un equipo que no está dentro de las seis mejores plantillas es una bestialidad. Su interpretación para atacar los espacios junto a su velocidad e inteligencia en el área lo hacen un delantero muy difícil de referenciar. Berizzo lo usó como delantero centro o como extremo cuando Guidetti jugaba. Para defensas que juegan adelantadas, como las del Barca y el Madrid, Aspas fue un dolor de cabeza. Merecido su llamado a la selección.

 

También puede leer: Quieren roVARle la magia al fútbol

 

Foto: marca.com


Lo más leído