Las 3 cualidades de Mina que convencieron al Barca

4815

Compartir artículo:

La llegada de Mina al Barca está llena de retos y obstáculos de alto vértigo. Aun así Yerry tiene el carácter y las condiciones para superarlos.

 

Siendo ajenos a la ilusión que nos produce tamaña noticia, debemos reconocer que el fichaje no llega en el mejor momento. “El Barca solo viene una vez por ti y no se le puede decir que no”, dijo alguna vez Mascherano. Y eso hizo Mina. Cogió el tren de su vida, no tenía de otra. Pero para hacer un análisis juicioso y sereno debemos antes pensar en el contexto en el que se produce su fichaje para así poder tender puentes entre sus capacidades individuales y lo que necesita el equipo. 

 

Los primeros meses no serán sencillos

 

El Barca tenía un preacuerdo con el Palmeiras por 9 millones de euros para ficharlo en junio. Ese era el plan, pero la salida de Mascherano (y la lesión de Umtiti) modificó los planes del club. El club, que ha invertido montañas de billetes en los últimos fichajes, debía reemplazarlo a ‘Masche’ con la olla raspada. No nos digamos mentiras, en parte, por eso llegó Mina. El preacuerdo fue clave, sin embargo eso no quiere decir que Valverde no lo tenga en buena consideración, y aunque el equipo lo necesita, no podemos desconocer que Mina llega en un momento incómodo, si pensamos en su adaptación.

 

banner-tiendagorra_300x250

 

El Barca está haciendo una temporada espectacular y sabe que para volver a ganarlo todo, todos los elementos de la plantilla deben estar a tope. Yerry no tendrá pretemporada, no habrá largos entrenamientos tácticos para incorporar conceptos y hábitos. El cuerpo técnico seguramente lo “educará” en el modelo de juego, pero no es lo mismo que tener un mes y medio de aprendizaje.

 

El Barca es el doctorado para un jugador. Lo que aprenderá allí no tiene nada que ver con lo que vivió en Pasto, Santa Fe o Palmeiras. Es otra manera de entender el fútbol. Se le exigirán cosas que sus entrenadores anteriores no le pedían. Todo eso con millones de personas expectantes esperando a que rinda pronto, sobre la marcha, en plena pelea por los títulos.

 

Por eso decimos que los primeros meses serán complicados. No habrá condescendencia. El Barca, como sabemos, es una máquina que devora jugadores. Lo bueno es que con tantos puntos de colchón en liga, Valverde dosificará los esfuerzos de los titulares para que lleguen pletóricos a los partidos de Champions. En ese escenario, Mina tendrá minutos en liga para adaptarse.

 

¿Qué le aporta Mina al Barca?

 

Dentro del abanico de virtudes que el colombiano le dará al Barca, la más obvia y comentada en los medios es el gol. Sensacional que su ímpetu y confianza para atacar el área le den un plus al equipo, pero hablando de lo relevante, esto es algo periférico. Piqué y Vermaelen tienen un promedio de 0,08 goles por partido, el de Mina es de 0,11; la diferencia es mínima. Sin duda, lo que avala a estos jugadores no es el gol.

 

banner-tiendasacojpg_300x250_300x250

 

Mina tiene tres cosas que debieron convencer a Valverde: velocidad, lectura de juego y personalidad con balón. Vamos con la primera. Por el modelo de juego del Barca los centrales juegan en la mitad de la cancha, muy lejos de su portería. Con tantos jugadores por delante de la línea del balón, la tarea defensiva del Barca pasa por activar la presión y recuperar en campo contrario.

 

En esa tarea los centrales siempre deben estar bien posicionados para elegir si achicar y apretar a los receptores anticipándolos o si mejor correr para atrás con cincuenta metros a sus espaldas. Los centrales del Barca viven expuestos, conviven con el mano a mano. Jugar con medio campo a las espaldas no es sencillo y la velocidad es clave.

 

Comparando la pareja de titulares y suplentes, Varmaelen es a Piqué lo que Mina a Umtiti. Los segundos son centrales correctores. Su tranco y su velocidad complementan a los primeros. A Yerry lo veremos en el Camp Nou apagando incendios, cortando y haciendo sprints de 30 o 40 metros para sofocar a un extremo o al volante del otro lado. En ese sentido Mina reemplaza a Mascherano. El argentino también es de ese corte y lleva 8 años dando exhibiciones de cómo ser un central del Barcelona.

 

La segunda virtud, la lectura de juego. Acá Mina tiene mucho potencial, pero al Barca llega como un papel blanco. Tiene todo por aprender. Como lo comentamos se le pedirán otras cosas. Más implicación en el juego. Valverde, intuimos, confía en que Mina aprenda pronto. El Barca tiene automatizadas muchas maneras de sacar la pelota. Mina no solo debe aprenderlas todas, sino interpretar cuál es la correcta según la situación. Deberá saber cuándo acercarse a Ter Stegen y cuándo al lateral de su lado; cuándo subir como volante para hacer superioridad en la mitad de la cancha y cuando conducir para dividir y obligar al rival a liberar receptores.

 

banner-tiendarevista_300x250

 

Mina es un jugador muy inteligente. Maneja y elige bien sus recursos defensivos. Ahora deberá doctorarse. Usarlos y potenciarlos en la máxima escuela. Es un reto enorme. Su inteligencia y lectura de juego serán lo que definitivamente le permita estar varios años en el Barca.

 

La tercera es tal vez menos tangible, pero igualmente valiosa. Yerry tiene tanta confianza en sí mismo que a veces pasa por ‘sobrado’. Algunos de sus errores en Brasil han sido por saberse superior a los rivales y recurrir a acciones técnicas innecesarias. En sus grandes partidos siente que flota por encima de los demás. Más rápido, más fuerte, más puntual. Esa personalidad será fundamental en un equipo en el que todos los jugadores deben comprometerse con el juego. En elaborar en zonas de riesgo. En ser volante o delantero, si la jugada lo pide. Valverde le pedirá conducir y conducir si nadie le sale al paso. Todo eso requiere de gran personalidad y a Yerry le sobra.

 

Foto: goal.com


Lo más leído