Dos cracks colombianos en el equipo que está enloqueciendo a España

5460

Compartir artículo:

Hay un equipo chico que está sorprendiendo a toda España y lo más lindo es que tiene a dos colombianos. 

 

Para entender este asunto hay que volver a marzo de 2014. Para entonces, el Girona, este equipo chico del que usted hasta ahora escucha, era el colero de la segunda división española. Entrada la vigesimonovena fecha el equipo iba último y el descenso a Segunda B parecía inminente. Para intentar salvar el barco, el club trajo al todavía desconocido Pablo Machín. La historia se partió en dos.

 

banner-tiendasacojpg_300x250_haga-click-01

 

El Girona se salvó en la última fecha y Machín firmó un contrato por dos temporadas más. Se estaba cocinando algo grande y exactamente un año después, también en la última fecha, sus muchachos se estaban jugando la vida. Pero otra vida. Un triunfo frente al Lugo les daba el ascenso a Primera… por primera vez en su historia. Lo estaban consiguiendo, pero como el fútbol a veces es una perrada, un gol al minuto 90 los privó de la gloria.

 

Un año después, lo mismo. El Osasuna, en el repechaje, dejó con los crespos hechos a los 10 000 gironistas que llenaron el pequeño estadio de Montilivi, ubicado en un pequeño barrio residencial de la pequeña ciudad de Girona. Como dijimos, una perrada.

 

Pero las derrotas sistemáticas, el vivir en la tragedia hace que la victoria sepa mejor. Al verano siguiente, cuando ya ni el más soñador se atrevió a ilusionarse, el Girona, por fin, se declaró de Primera luego de 87 años de historia. Para nosotros, la linda historia de este club barrial al otro lado del mundo no llegaría ni a lo anecdótico de no ser porque un tal Johan Mojica fue pieza importante de la gesta. Y tan bien les fue con él, que para luchar por la permanencia se trajeron a dos colombianos más: Bernardo Espinosa llegó del Middlesbrough y Marlos Moreno del Depor de La Coruña…

 

Luego, lo que ha pasado desde que arrancó esta temporada hasta hoy, si bien no es la historia del Leicester, sí es otra de esas que hacen que sigamos amando esto. Lo de este clubcito es sorprendente. Con su fútbol vertical por las bandas, el Girona está complicando a grandes, medianos y chicos. En la primera jornada le sacaron un empate al Atlético, más tarde le ganaron al Real Madrid, luego volvieron a empatar con el Atleti y en el pasado fin de semana tumbaron al Bilbao.

 

Lo que arrancó como una carrera quijotesca por la permanencia es hoy un cuento de hadas. Ya iniciada la segunda vuelta, después de ocho victorias, siete empates y siete derrotas, el equipo de Machín es noveno y está a dos puntos de puestos de Europa League. Ocho punticos lo separan del apático Real Madrid.

 

james_compre-ya-01

 

De los colombianos, uno ya se esfumó: Don Marlos, que no volvió a ser nunca el demonio que ganó la Libertadores con Nacional. Pero los otros dos son piezas fundamentales e imprescindibles del 5-2-2-1 que ha patentado el entrenador. Bernardo ha jugado 20 de 22 partidos de Liga y es la piedra angular de la defensa, el líbero feroz de una línea de tres sólida. Su agresividad, su juego aéreo excepcional y su precisión en el juego largo han favorecido su adaptación a un equipo que evita el juego corto interior en los primeros dos cuartos de cancha.

 

Por izquierda, Mojica (19 partidos de 22) es una de las dos turbinas del equipo. La idea de juego se sustenta en sus carrileros, el colombiano por un lado y el talentoso Pablo Maffeo por el otro. La libertad que tiene para ir hacia delante le ha permitido a Johan sacar su lado más picante y encarador. La tribuna lateral del diminuto Montilivi ya está ronca de corear su nombre.

 

Quedan 15 jornadas y a pesar de lo lindo, el objetivo de un club tan chico sigue siendo la permanencia. Pero ojo, si este equipo llega a clasificarse a Europa habrá sido gracias, en parte, a estos dos. Y ojo, porque de ser así, sería imposible dejarlos por fuera de la discusión: ¿qué más hay que hacer para tener una chance en la Selección?

 

Foto:

Pulzo


Lo más leído