El fichaje de Millos que es un tiro al aire

6464

Compartir artículo:

La opinión de los columnistas no refleja necesariamente la de Hablaelbalón.

 

En Enero de este año, Millonarios anunció a Carlos López como su quinto refuerzo. Para hinchas y periodistas la sorpresa fue total: el nuevo fichaje, anónimo risaraldense, venía de hacer 24 goles en 27 partidos en su última temporada. Una locura. Una máquina de celebrar. Las redes sociales hicieron lo suyo y el campeón, audaz, lo presentó con sus números mágicos.

 

La mejor revista futbolera aquí.
La mejor revista futbolera aquí.

 

Fascinado por las historias marginales – y desconfiado de sus números– , me puse en la labor de investigar el estado de la liga en el que el goleador de 1.82 metros de largo logró comprarse la fama. En su historia, supuse, algo no terminaba de cuadrar.

 

Lea también: Por qué para Millos sí es importante la Superliga. 

 

Lo primero que encontré fue que Carlos hizo 24 goles en la segunda división peruana, una liga plagada de equipos con nombres inverosímiles –Los Caimanes, Defensor La Bocana, Deportivo Coopsol– que tiene mucho de fútbol barrial.
Estadios precarios con capacidad para tres mil personas, cementerios que patrocinan equipos e incumplimientos salariales que le costaron puntos a seis de los 15 equipos, entre ellos el conocido Cienciano, fue su carta de presentación.

 

Al seguir escarbando me enteré de que en esta temporada, mientras Carlos hacía maravillas, se desataba un escándalo por sobornos y arreglo de partidos por parte de Cesar Vallejo, actual campeón de la categoría y ahora en primera división. Johan Fano, conocido por todos en Colombia y hoy a los servicios de Sports Boys, escribió en Twitter que el fútbol de la B peruano debería ser intervenido e investigado por la FIFA. El Sport Boys, a su vez, fue denunciado por pagarle incentivos a los rivales del César Vallejo, su máximo competidor por el título.

 

banner-tiendasacojpg_300x250_haga-click-01

 

Picado por curiosidad seguí buscando, hasta comprobar que aunque estamos hablando de fútbol profesional, el torneo en el que López se hizo rey, pareciera, apunta más en dirección del fútbol formativo. A los equipos de la B en Perú, el reglaméntelo les exige alinear durante al menos 2000 minutos a jugadores nacidos en el 98. Aunque la norma está para promover el fútbol joven del país, los equipos alegan que va en detrimento del nivel del campeonato. No es difícil concluir que no pululan los Messis y que ver tres toques seguidos es un acontecimiento.

 

Más historias así: Campuzano, el desconocido fichaje de Nacional. 

 

Por último, y después de buscar hasta debajo de las piedras, lo único que el infinito mundo del internet me regaló de él fue un vídeo con los goles que lo trajeron al equipo campeón. Y entonces supe que estaba en lo cierto. Que la sospecha se justifica y que decirle a las cosas por su nombre es escribir, corriendo el riesgo de equivocarse y quedar retratado en público, que el quinto refuerzo de Millos es un goleador de área, palomero feroz, que compró la oportunidad de su vida rompiéndola en un fútbol barrial, lleno de equipos que sobreaguan, corrupción y canchas con huecos.

 

Su contratación (legítima, merecida) es, vamos sin matices, un auténtico tiro al aire.

 

Vea el vídeo y saque sus conclusiones. 

 

 

Termine con nuestro Quiz sobre los estadios del fútbol colombiano 

 

Foto:

Marca


Lo más leído