Messi volvió a abusar del Bernabéu

2421

Compartir artículo:

El Barcelona ganó 0-3 y dejó nocaut al Madrid. Por segundo año consecutivo, Messi abusó del Bernabéu.

 

Kovacic, el insecticida

 

El primer tiempo fue espeso, táctico, hiperpoblado en la mitad. Ambos entrenadores renunciaron a las bandas y propusieron una guerra hombre a hombre en la mitad. Mucha fricción, poco fútbol.

 

Zidane sacrificó el genio de Isco por el despliegue de Kovacic, que se paró al lado Casemiro para extinguir a la Pulga. 4-2-2-2, con Kroos y Modric por detrás de Cristiano y Benzema.

 

higuita_compre-ya-01

 

Valverde también concentró a sus hombres por adentro. Busquets y Rakitic en un doble cinco e Iniesta y Paulinho de falsos volantes por las bandas. Messi “libre”, pues Kovacic lo siguió obsesivamente, y Suárez de única referencia en punta.

 

En esa maraña de piernas que fue el primer tiempo, el Madrid fue mejor. Mantuvo lejos al Barca. Fue más compacto, tuvo más iniciativa y logró desahogarse un poco más que el rival con sus laterales.

 

El Plan Anti-Messi le salió a Zizou. La Pulga no recibió cómodo y las pocas veces que lo hizo sus compañeros no lo ayudaron. Nadie se movió, nadie le dio opciones. Cuando logró ponerse de cara al arco, nunca tuvo para jugar hacia delante. Su genio y dos desmarques aislados de Paulinho casi salvan el primer tiempo. Fue aburridísimo.

 

Lea también: Las peores humillaciones del Barca vs. Madrid

 

Messi, Messi, Messi…

 

Si el Madrid del primer tiempo había sido compacto, el del segundo tiempo fue una coladera. Se hizo largo y comenzó a dejar espacios muy grandes entrelíneas. Comidilla para Messi y para este “nuevo” Barca de Valverde que vive del contraataque.

 

En el primero Messi no la tocó, pero fijo a Kovacic y abrió el espacio para que Rakitic cabalgara de área a área, solito, y se la diera a Sergi Roberto para que este, con un toquecito riquelmeano, dejara mano a mano a Suárez.

 

Diez minutos después comenzó el show del enano. Un pase de antología suyo a Suárez terminó en penal y en la infantil expulsión de Carvajal (le metió la mano a un gol hecho). Él mismo lo cobró y desde entonces el Madrid no existió más.

 

El equipo ayudó a Messi. Los volantes comenzaron a moverse, a pedirla al espacio. Sergi Roberto se volvió un tren bala por derecha e Iniesta tuvo unos minutos sublimes. El tercer gol y el partidazo que se jugó Vermaelen fueron la guinda del pastel.

 

No deje de leer: The Best fue Messi

 

valderrama_compre-ya-01

 

 

¿Y el Madrid?

 

Crudo. Pálido. Sin herramientas. Sin actitud. Si Cristiano no está, no hay nada. Kroos y Modric andan deprimidos. Benzema hace rato no va a los partidos. Asensio no es James y Bale, aunque entró con ganas, no tuvo el peso ni los socios para darle la vuelta.

 

¿Y lo más grave de todo? Al calvo se le ve paralizado. Sin variantes, sin ideas. La Liga ya está a 14 puntos, por no decir perdida, y si no hay un cambio radical la temporada podría acabarse en marzo contra el PSG.

 

No deje de leer: El declive de Cristiano Ronaldo

 

Foto:

as.com


Lo más leído