La venganza se sirve fría

376

Compartir artículo:

Santa Fe, liderado por un gran Johan Arango, se sacó la espina y le ganó 2-1 a Millonarios. Estas fueron las grandes conclusiones que nos dejó el partido:

 

Costas dio un repaso táctico

El mal momento de sus carrileros y la forma en la que Millonarios le ganó las bandas en el primer partido obligó a Costas a volver a la línea de cuatro. Santa Fe paró un 4-4-2 que se convertía en un 4-2-2-2, pues cuando el equipo tenía el balón Arango y Gómez se cerraban para jugar por dentro.

 

El cambio fue mágico. En defensa no sufrió nunca por las bandas, pues Roa y Mosquera, los laterales, estuvieron muy contenidos. Y en ataque, por fin, el equipo volvió a dar más de tres pases seguidos en campo contrario. La sociedad Arango-Gómez dio sus frutos y por carril central Santa Fe aniquiló a Millonarios.

 

La clave del partido estuvo en Johan Arango. Su movilidad y sus permanentes cambios de posición –a veces volanteaba y a veces intercambiaba con el ‘Trencito’ para aparecer de segundo delantero– hicieron que los volantes de Millos nunca lo pudieran referenciar.

 

Lea también: Un adiós tardío al Cura Julio

 

Millos es compacto, pero plano.

Si algo quedó claro en esta doble fecha de clásicos es que Millonarios es un equipo compacto y organizado en defensa, pero que todavía tiene mucho que mejorar en ataque. Aunque es contundente y suele capitalizar sus opciones de gol, hay que decir que genera muy pocas.

 

En el primer tiempo se adelantó con un cabezazo aislado de Cadavid y tuvo otra dos que no pudo concretar. Pero eso fue todo. En el segundo tiempo, inclusive antes de quedarse con un hombre menos, no generó nada.

 

Santa Fe bloqueó a Quiñones y a Mosquera por las bandas y Millonarios no encontró alternativas. Riascos y Del Valle fueron unos fantasmas, Rojas no encontró socios y Duque destruye, pero no construye. Deiver Machado intentó rebelarse por izquierda, pero no fue suficiente. Millos fue un equipo plano en ataque.

 

Le puede interesar: Diamante en Bruto: Jhon Fredy Duque

 

‘Starqcua’ se destapó

Si hubo un jugador que se benefició con el cambio de sistema ese fue Denis Straqcualursi. Ya sabíamos que ‘Straqcua’ era un toro, que se dejaba la piel en todas las jugadas y que no se guardaba nada. Sin embargo, todavía teníamos dudas acerca de su aporte real al juego colectivo de Santa Fe.

 

Pues bueno, con el aumento del volumen ofensivo y la aparición de volantes llegadores que rompan líneas desde atrás, Denis sacó a relucir su mayor superpoder: pivotear. Aunque no fue el autor de ninguno, los dos goles de Santa Fe tienen su firma. ‘Straqcua’ no quedó nunca en una posición favorable para patear al arco, pero sí mostró una habilidad descomunal para fajarse con los defensas rivales, pedir al espacio y limpiar la jugada con un solo toque. Un superhéroe.

 

No se vaya sin leer: Se busca: Freddy Adu

 

Foto:

Colprensa


Lo más leído