El festival de la patada

3046

Compartir artículo:

A Millonarios y Equidad los acorraló la tensión y los nervios. Vimos demasiadas patadas y poco juego.

 

El guante de Stalin

El dato es revelador: la Equidad lleva siete goles de pelota quieta este semestre. Una porción de ese acierto es del trabajo del entrenador y otra de los cabeceadores. Pero el mayor crédito es para Stalin Motta. En juegos tan cerrados como el de esta noche, su pegada vale oro.

 

En el primer tiempo había cobrado dos muy buenos balones de costado que hicieron dudar a Vikonis. Al minuto 53, levantó su mejor cobro. Justo. Lleno de veneno. Entre Vikonis y los centrales. El primero no se atrevió a salir y a los segundos les pasó por arriba el balón. Blanco llegó por atrás y empató el partido.

 

Muy pocos jugadores en nuestro fútbol tienen esa pegada. Es un deber de los entrenadores aprovecharla. Suárez lo ha hecho.

 

También puede leer: ‘Riquelme está sobrevalorado’ Steven Arce

 

Sin alas Millonarios se asfixia

La intención de Russo fue clara. Ceder pelota e iniciativa, no ir a presionar la salida de Equidad y jugar junto y compacto detrás de la linea del balón. La velocidad de Carmelo que iba a jugar entre De los Santos y Cadavid era una gran amenaza. Para cuidar las espaldas de sus centrales y tener un equipo fuerte atrás, amarró a Figueroa y Palacios que son muy rápidos. Casi que tenían prohibido atacar.

 

El gol no vino por afuera. Defensivamente Millonarios sufrió poco por los costados. Pero Russo, al limitar a los laterales, ahogó el juego de Millos. Sin laterales, Mosquera y Ayron del Valle no contaron con apoyos ni distracciones para encarar. El partido de los dos fue pobre en el uno a uno, y con el partido lamentable de Macalister Silva, el juego en ataque del equipo terminó siendo muy mediocre. Sin chispa, sin recursos. Muy poca asociación.

 

Palacios debió ser expulsado. Después de su amonestación al minuto 53, pegó dos patadas más de amarilla. Jugará el segundo partido gratis.

 

También puede leer; Las 5 claves del Man City: el mejor equipo del mundo

 

Un partido irritante

El partido fue muy aburrido por varios motivos. Primero, por las propuestas defensivas de Suárez y Russo. Segundo, el nerviosismo y la tensión de los protagonistas fue evidente. Si bien había pocos espacios para construir, costó ver jugadas con tres pases seguidos. Demasiadas imprecisiones. Ninguno de los volantes de mejor pie pudo revelarse ante el contexto. Tercero, fue un partido demasiado cortado. Tantas patadas, empujones, agarrones y un árbitro por momentos muy sensible disciplinariamente, volvieron el partido irritante. Por pasajes insoportable.

 

Las estadísticas son claras: Equidad hizo 25 faltas y Millonarios 18. 43 faltas es una barbaridad. Así es imposible que haya espectáculo. Los delanteros, antes de controlar, ya eran bajados. El primer recurso de los dos equipos siempre fue pegar para frenar.

 

Tantas faltas impidieron ver un partido que prometía. Equidad y Millonarios son dos de los equipos que mejor jugaron en el semestre. Pero con 43 faltas ni Neymar y Messi pagan la boleta.

 

También puede leer: El once ideal del Pacífico colombiano

 

Foto: futbolred.com


Lo más leído