Gamero sí es Moisés

1029

Compartir artículo:

El campeonato de este Tolima será recordado como uno de los más especiales de nuestro fútbol.

Una apuesta que salió mal

 

Apenas terminó el partido de ida, As Colombia comunicó que Ángelo Rodríguez se perdía el partido de vuelta por su lesión muscular. Nos sorprendió que saliera en el Atanasio. Gamero se la jugó con su estrella a medio gas. Pero la apuesto le salió mal. Los minutos que jugó Marco Pérez le quitó la razón al ‘Profe’ Gamero.

 

falcao-formato-carpinteria

 

Su idea de jugar arropado con cinco volantes cubriendo el ancho de la cancha para robar y salir disparado al área del rival, requería de un punta veloz y en óptimas condiciones para aprovechar los metros que había a la espalda de Aguilar y Enríquez. Ángelo estuvo muy lejos de su potencial atlético.

 

En cambio, lo de Marco no fue sobresaliente, pero sí lo suficientemente bueno como para darle al Tolima más aire en ataque y otras posibilidades para contragolpear. Logró distraer y mover más a la defensa rival. En el gol de Villa, por ejemplo, obligó a Monetti y Henríquez a seguirlo y preocuparse por él.

 

Una que sí salió

 

El ‘Profe’ Gamero después de la ida, entendió mejor que las bandas había que sellarlas con doble pareja. Si le limitaba los caminos a los extremos de Nacional había más chances de apostar por un partido largo, como en efecto terminó siendo.

 

El dispositivo defensivo para hacerlo fue un 4-5-1 con un repliegue medio. Los cinco volantes cubriendo todo el ancho de la cancha con Sebastían Villa y Yohandry Orozco. Estos tenían la orden de ayudar a sus laterales y de evitar que Lucumí y Vladimir jugaran mano a mano. Haciendo un esfuerzo físico impresionante y con una agresividad notable para defender, lo lograron. Nacional por afuera no fue tan peligroso como lo suele ser.

 

Si bien Nacional volvió a contar con un gran Castellani en el medio, el partidazo de Robayo sin balón secando y apretando a Macnelly Torres le limitó al rival a su pieza más cerebral. Robayo fue el elemento que permitió que el Tolima no jugara partido. Yendo a presionar en campo rival y saliendo disparado a atacar cuando su equipo recuperaba, hizo que el Tolima tuviera un jugador descolgado que unía al equipo, y con su dinámica le daba siempre posibilidad de descarga a sus compañeros.

 

FIFA 18: Los peores jugadores de la Selección Colombia en el Modo Mundial

 

andres-inmortal-carpinteria

 

 

Un entrenador que se merece el cielo

 

El ‘Profe’ Gamero no necesitaba este momento para demostrar que es el mejor entrenador del fútbol colombiano en la última década. Los números son elocuentes. Su capacidad para exprimir hasta la última gota del potencial a sus jugadores es admirable. Dicen que es un DT de equipos chicos. Mentira. Un falso mito que no sabemos quién inventó. Si Gamero hace oro de madera, el día que le den las condiciones y las herramientas para trabajar tranquilo con un equipo lleno de estrellas, seguro que algo interesante vamos a ver.

 

Hoy le toca disfrutar de un hito que quedará para siempre. Este Tolima entra en el grupo selecto de los grandes campeones. Nacional no recibió un sólo gol de local en todo el torneo, y el Tolima con coraje, convicción y estrategia, le hizo dos y salió campeón.

 

Felicidades al Tolima, a su gente y a su entrenador. Un hombre que se merece el cielo. Lo que hizo no tiene nombre.

 

Foto: marca.com


Lo más leído