A semis con la duda del año

1773

Compartir artículo:

Un penalti dudoso en la agonía del partido privó a la Juventus de la mayor gesta de su historia.

 

El resultado siempre nos engaña

 

El primer tiempo de la Juventus de hoy fue muy parecido al de la ida pero con la  diferencia de que en el Bernabéu sí tuvo premio con los goles de Mandzukic El plan, así haya sido distinto en lo táctico, tuvo muchos paralelos con aquel día; los muchachos de Allegri asumieron los riesgos de atacar al Madrid con cinco hombres, y lo hicieron de manera formidable. Las ayudas y los relevos para cortar contras fueron impecables; Khedira lideró la presión haciendo un gran desgaste; Higuaín jugó muy bien de espaldas.

 

andres-inmortal-carpinteria

 

Recordemos que a la Juve la derrumbó un gol surreal de Cristiano y la expulsión de Dybala a los dos minutos. Pero la sustancia fue la misma. Sólo que el resultado siempre nos encandila: los analistas dijeron ese día que la Juve jugó muy mal y hoy la subirán a los altares. Así somos. Vivimos sometidos a la dictadura del resultado.

 

Si la Juve tuvo opciones de dar el golpe de su historia en Champions en el Bernabeu hasta el minuto 97, fue porque tuvo un nivel altísimo en los dos primeros tiempos de la serie.

Vázquez y Asensio: buenos amigos de Zidane

 

En el descanso, después del soberbio primer tiempo de la Juve, Zidane debió recordar la decisión que le dio la boleta a cuartos contra el PSG: sacar un delantero, meter a Lucas Vázquez y a Asensio y pasar a un 4-4-2 con ellos abiertos. Esa fue la idea del técnico para el segundo tiempo al sacar a Bale y Casemiro. Notó que Mandzukic y Douglas Costa ayudaban muchísimo a los tres medios de la Juve, a diferencia de Isco y Bale. La lucha en la mitad necesitaba otros colaboradores.

 

Si bien la Juve metió el tercero con Matuidi tras un fallo garrafal de Keylor Navas, Zidane logró llevar más el juego a su terreno. Douglas Costa y Mandzukic, al tener duelos con Vásquez y a Asensio, tuvieron que retroceder para ayudar a sus laterales.

 

Si bien sería exagerado decir que ese movimiento fue definitivo, es innegable que le ayudó y es una muestra más de la cantidad de variables que Zidane tiene en esta Champions League.

 

Termine con:  Los goles de chilena colombianos mejores que el de Cristiano Ronaldo 

 

Nos faltó Cuadrado

 

No vamos a caer en el patriotismo barato de muchos medios. Decir que con Juan Guillermo Cuadrado la Juventus estaría en semifinales es irresponsable. A Allegri hay que ponerle un diez. Sin embargo, al minuto 75,  el generoso y laborioso Manzukic estaba al borde del colapso. Después del enorme desgaste oficiando de extremo sin serlo, ya no pudo seguirle el ritmo a Carvajal y Vázquez. El partido pidió a gritos a Cuadrado. En esos últimos diez minutos en los que el Madrid atacaba con ocho, una galopada con espacio para correr para Cuadrado hubiera sido un arma mortal.

 

Allegri decidió aguantar los cambios hasta el tiempo extra. Había buenas razones para hacerlo. El penal lo cambió todo. A Allegri lo aplaudimos de pie.

 

Foto: as.com


Lo más leído