La Champions es el San Valentín del Madrid

765

Compartir artículo:

El Madrid infló el pecho y se agigantó contra el PSG en la competición que más le gusta.

Marcelo: cuarto atacante

 

No estamos descubriendo el agua tibia, pero hay que decirlo: el Madrid hoy es lo que es por Marcelo. Desde casi nueve años ya, el lateral cumple un rol determinante en el ataque. Varios laterales habilidosos pueden encontrarse en el fútbol europeo, laterales con buen regate, con centros peligrosos, pero la capacidad para mandarla a guardar de Marcelo es escasa. Hoy, en el duelo de antología de brasileros, Marcelo exigió mucho más a Alves. Lo obligó a retroceder en marca casi todo el partido. Alves solo pudo liberarse cuando entró Meunier por Cavani. Con la entrada de Asensio, el desequilibrio se tomó la banda izquierda y Marcelo pudo hacer lo suyo: ser el cuarto atacante, el invisible, el del puñal por la espalda.

 

 

valderrama_blanca_haga-click_300x250

 

 

Una de cal y otra de arena de Emery

 

La apuesta de jugar con Lo Celso fue temeraria. Emery jugó con fuego y se quemó. El argentino (un volante creativo en Rosario Central) fue el reemplazo de Thiago Motta. Tamaña responsabilidad para los kilómetros que tiene en la élite. No funcionó: perdió muchos balones, no fue el escudero de los interiores, cometió penal, jugó condicionado. Lo más grave fue la cantidad de tiempo que Emery insistió con él.

 

Pero el movimiento de sacar a Cavani y meter a Meunier fue de billarista. Emery Adelantó a Alves de volante, fue Meunier de lateral y el PSG pasó a jugar con cuatro volantes. Lo Celso arropado por Verratti sufrió mucho menos. La cancha se inclinó. Al Madrid se le venía la noche. El PSG erró goles y contragolpes muy favorables.

 

También puede leer: Así van a quedar los cruces de Champions

 

banner-tiendasacojpg_300x250_haga-click-01

 

La gran decisión de Zidane

 

La noche parecía ser parisina hasta que apareció Zidane: había metido a Bale por Benzema y con el movimiento de Emery el galés no entraba en juego. Ni él ni Cristiano ni Isco la tocaban. Entonces, Zidane mete en el 79 a Lucas Vázquez y a Asensio por Isco y Casemiro. El Madrid pasó a jugar con un 4-4-2 con Modric y Kroos en la mitad y dos alas veloces por afuera. El partido cambió completamente. El Madrid pasó a controlar la mitad de la cancha y atacar con una velocidad más. Llegaron dos goles en cinco minutos. Asensio fue clave en los dos. Gran decisión de Zidane.

 

También puede leer: Johan Mojica vs Farid Díaz: ¿quién debe ir al mundial?

 

Foto: lavanguardia.com


Lo más leído