Guardiola es uno más

2113

Compartir artículo:

La opinión de los columnistas no refleja necesariamente la de Hablaebalón.

 

Les propongo un ejercicio: hablemos de Josep Guardiola.

 

Hablemos de Pep, aunque dejando de lado que es un tipo simpático y a la moda, de esos que le caen bien a todo el mundo y que no les gusta levantar la voz como a Mourinho.

 

Tampoco hablemos de Xavi, Messi e Iniesta, ni de cómo descubrió a Busquets y a Pedro. Mejor dicho, concentrémonos en lo que está pasando hoy con Pep Guardiola y dejemos descansar todas esas historias sobre las Champions 2009 y 2011.

 

Por eso mismo, ahorrémosle el título de inventor del Tiki-Taka. Lo que, para algunos “entendidos en el fútbol”, resulta ser su mayor aporte al fútbol moderno: un estilo de juego que consistía en tener el balón, dando toques por todo el campo, hasta que las líneas defensivas del rival terminaran muriéndose de angustia y desespero. El espectador, en muchos partidos de aquel Barcelona, también terminaba muriendo; pero de aburrimiento.

 

andres-inmortal-carpinteria

 

Ya habrá tiempo de decir que, sin duda, es el técnico que mejor ha comprendido a Lio Messi. Por lo que deberíamos agradecerle eternamente, por supuesto. Y digo que ya habrá tiempo, pues como marchan las cosas en Manchester y Buenos Aires, es bien probable que en agosto (de este año o del próximo) oigamos decir que Guardiola, el recién despedido, es el llamado a ocupar el puesto de Sampaoli.

 

También le gusta: Los romanos celebraron la clasificación a semis como drogados. 

 

Dije que habláramos de lo que pasa hoy mismo con Guardiola; de modo que, también deberíamos olvidarnos de sus tres temporadas en el Bayern. Después de un año sabático, Pep aprendió alemán creyendo que implantar su sistema con éxito era solo cuestión de idioma. Falso. El Bayern sí que aprendió de la paciencia del famoso Tiki-Taka, pero al costo de perder la verticalidad y contundencia que lo había llevado a ganar la Champions justo antes de la llegada del Sabio Catalán. En fin.

 

Por último, seamos justos con Josep y no le echemos en cara su primera temporada en el City. Sería muy canalla restregarle su único curso en blanco, después de que nos hemos empeñado en dejar de lado los innumerables triunfos que ha cosechado en su carrera. Pues esto debe quedar claro, Pep Guardiola es uno de los técnicos más exitosos de nuestro tiempo y por eso merecerá ser recordado siempre. Sin embargo, insisto, hagamos el ejercicio de hablar de Josep Guardiola sin tener en cuenta su brillante pasado.

 

carpinteria-omar

 

Hoy la prensa está inundada de datos sobre la millonada que se gastó el Manchester City en construirle un equipo a Guardiola, con la condición de que levantara la primera Liga de Campeones en la historia del club. Unos buscan defenderlo y señalan que el título de Premier League, que tiene casi asegurado, debería servir para valorar el trabajo de Guardiola. Y sí, claro, sin duda tiene mérito haber dominado la liga de cabo a rabo. De eso sí debería hablarse.

 

Guardiola llegó a la liga más complicada del planeta fútbol y, después de un año de proceso, logró imponerse a todos sus rivales. Los sometió, les hizo morder el polvo, a decir verdad. El fin de semana pasado, por ejemplo, se dio el lujo de reservar hasta 5 titulares en un partido en el que se jugaba la posibilidad de ganar el titulo frente al eterno rival. No le importó, su objetivo era otro. Pero, precisamente eso es lo que le están achacando hoy a Josep: su objetivo era la Champions y –a pesar de los más de 300 millones de euros gastados por su jefe– no pudo alcanzarlo.

 

También le interesa: Las ridículas declaraciones del Patronato Bermúdez sobre Messi 

 

Nada que hacer. Hablar de Guardiola, hoy en día, implica hablar de proyectos millonarios que no dieron los resultados esperados… Un tema bastante recurrente por estos días: Mourinho con el United, Emery con el PSG y hasta el cuento chino que montaron en el AC Milan hacen parte de la larga serie de fracasos que han alimentado a la prensa en el último año. Guardiola no está solo, eso es lo triste; ahora Pep es uno más en la lista de técnicos que tuvieron que darse cuenta de que los millones no compran títulos.

 

Todos los que crecimos con él lo recordáremos por su valiente apuesta por la cantera en Barcelona; por haber sacado lo mejor de Lionel Messi; por haber reinventado el fútbol con su Tiki-Taka (eso dicen); y hasta por haberse ido a estudiar alemán, para poder transmitir al 100% sus ideas en el poderoso Bayern München. Antes no tenía comparación, el Pep, y llevaba en la frente el rótulo de “tipo único”.

 

Ya no. Si hablamos del presente de Pep, terminamos repitiendo lo mismo que se ha dicho de Emery y de Mourinho, y de todos los otros técnicos que se han venido al piso con sus proyectos millonarios. Duélale a quien le duela, Guardiola se convirtió en uno más.

 

Termine con: TODOS los goles de Cristiano Ronaldo en esta Champions

 

formato-cuadrado-pibe-b-v-2

 

Foto:

El País


Lo más leído