Argentina vs Colombia en Copa: para demostrar que no somos mediocres

1599

Compartir artículo:

En la semana del sorteo de la Libertadores escribimos un Editorial planteando que esta edición de la Copa iba a medir, de verdad verdad, el nivel del fútbol colombiano. Ahora, en la semana de la quinta fecha –la fecha de la verdad–  estamos más que convencidos. Si bien la opinión es volátil y bajamos del cielo a la tierra en unos meses -como cuando en 2016 con la Libertadores de Nacional y la Suramericana de Santa Fe nos creímos los reyes del mambo, y en el siguiente año que todos los equipos salieron en fase de grupos nos creímos un desastre-, en esta Copa hay duelos y circunstancias que serán una terapia de realidades. Estos partidos de Copa son por la supervivencia, por tres paracaídas para  una avioneta que cae en picada y tiene seis pasajeros. Estamos ante un mata-mata entre los grandes de Argentina o los grandes de Colombia. O ellos o nosotros.

 

 

 

Este miércoles en el Metropolitano el Junior tendrá la chance de  clasificar a octavos y darle el golpe de gracia (inédito)  al proyecto de los mellizos Schelotto. Boca Juniors se armó hasta los dientes en los últimos dos mercados de fichajes para volver a besar el metal glorioso de la Copa: Cardona, Bou, Tevez, Nández, Centurión, Más, Goltz, Reynoso. Un reguero de fútbol y dinero. Salir en primera fase sería un golpe durísimo. Si eso ocurre, el jueves, los mellizos inflarán la taza de desempleados en Argentina. Junior, por su parte, tampoco se puede permitir fallar. Con la inversión y la ilusión que ha generado este equipo en el último año no es aceptable salir otra vez en primera ronda. Es Boca o Junior. Alguno tendrá que salir a dar explicaciones el miércoles a las 7:30 pm.

 

El caso de Santa Fe es el del jugador de ruleta que lleva toda la noche jugando –ganando y perdiendo, ganando y perdiendo– y ya está harto de apostar sus fichas al rojo. Por distintas circunstancias, algunas del club y otras ajenas, al rojo le queda una sola bala para afrontar lo que resta del semestre. O gana este jueves en El Campín contra la banda del ‘Napoleón’ Gallardo o es hielo en el desierto.  Jodido.  No hay un equipo en el continente que haya mostrado tanta consistencia en partidos internacionales de alta tensión y haya conseguido tanto con el mismo entrenador como los de la banda cruzada. Este River  es un peleador callejero, de golpes secos y navaja entre los dientes…Si Santa Fe no gana habrá tenido la temporada más gris en años.

 

Lea también: La Selección Colombia necesita un tipo malo

 

Y Millonarios, con su nadado de perro, sigue peleando como puede y con lo que tiene. En Liga debe ganar sus dos partidos restantes y el jueves 17 de mayo recibe a Independiente, el campeón de la Suramericana, en El Campín. El equipo de Holan es peligroso y combativo. Tiene mucha calidad y jugadores de pie fino como Bustos, Sánchez Miño, Meza y Benítez, pero si debe ponerse el overol se lo pone y le queda bien… en este caso, para ambos, una derrota o un empate los convierte en periódico viejo. Lo dicho, o ellos o nosotros.

 

Así que, sacando a Nacional del juego (pues el verde sigue demostrando con holgura que está entre los peces gordos del continente), la semana que se viene es un semáforo interesantísimo para tantear el nivel de nuestro fútbol. A ver qué tan cierto es eso de que, además de ser el país más feliz del mundo, contamos con la sexta liga más competitiva del mundo…

 

Lea también: Las cuentas de los colombianos en la Libertadores

 

Foto: pulzo.com


Lo más leído