Las 3 cosas que están matando al FPC

2319

Compartir artículo:

Nunca antes un mismo torneo había descubierto al tiempo todas las miserias de nuestro fútbol y de la Dimayor.

 

Los problemas de forma y fondo del fútbol colombiano no son nuevos. La incapacidad institucional para contener y darle solución al tema de la violencia viene desde el siglo XX. Los derechos laborales de los jugadores son una conquista que sigue pendiente.

 

A los organismos de nuestro fútbol ya le salieron telarañas y en algunos aspectos seguimos más cerca de las ligas africanas que las europeas. Lo novedoso —y desolador— es que, como nunca antes, un mismo torneo había descubierto al tiempo todas nuestras miserias. Este semestre nuestra liga no tuvo apps para retocar sus fotos ni polvos para encubrir sus arrugas. Desde la gestión administrativa somos una liga muy precaria. Esta es una lista de los temas más urgentes:

 

Calendario competitivo

El calendario del FPC tiene 52 fechas: 40 partidos del todos contra todos, 4 de cuartos de final, 4 de semifinales y 4 de la final. Es una locura (contando los dos semestres). Si le sumamos los partidos de Copa Colombia, Copa Sudamericana y Copa Libertadores, y las vacaciones de mitad y fin de año, es natural que ese cocktail detone en los conflictos de todos los años. Nuestro calendario vive de los aplazamientos y las improvisaciones porque debe acomodarse a urgencias que no pueden atenderse sobre la marcha.

 

La Dimayor diseña un calendario a principio de año y le tiene sin cuidado si las fechas se cruzan o no con fases finales de copas continentales. Es como si Perdomo quisiera que a los equipos colombianos les vaya mal. Colombia es firme candidata al título del calendario más anti-técnico del mundo. Nacional jugó el año pasado una semifinal con juveniles, Santa Fe, Millonarios, Junior, Tolima, entre otros, han tenido que dividir nóminas para atender dos partidos vitales en menos de 48 horas.

 

Hace años jugadores, entrenadores y periodistas piden a gritos un calendario moderno que piense en las competiciones internacionales, las fechas FIFA y le de más descanso a los jugadores.

 

Infraestructura

Nadie pide que el Campín se parezca al Old Trafford o el Pascual Guerrero al Bernabéu; pero no puede ser que Millonarios tenga que usar de camerino un andén de cemento. Después de jugar 45 minutos en el calor de Neiva, mientras Russo hablaba, los jugadores tuvieron que escuchar sus órdenes sobre las brasas del Plaza Alcíd. Una vergüenza.

 

Este sábado, en la última fecha, se juegan la vida varios equipos. Se jugarán en el mismo horario seis partidos. Todos se tienen que jugar a las tres y media de la tarde para acomodarse a Jaguares que no puede jugar por la noche. ¿Por qué? Los equipos y una Dimayor alcahueta —con Jaguares especial y extrañamente— le permitió al equipo de Córdoba jugar sus partidos en casa en horas de la tarde porque el estadio no tiene iluminación. Entonces todos los visitantes han tenido que jugar a las tres de la tarde, que es cuando Montería se convierte en una sucursal del infierno.

 

Diez equipos mandaron una carta a la Dimayor quejándose porque presuntamente se está favoreciendo a Jaguares en esta última fecha. Así la asamblea haya aprobado ese “permiso” especial para Jaguares, es irrisorio que la fecha definitiva se juegue en un horario tan hostil para los jugadores e incómodo para los hinchas.

 

Todo esto además de la cantidad de estadios que tienen céspedes amateurs, tribunas con grietas, taquillas sin seguridad, entre muchos otros problemas. Tenemos una infraestructura muy pobre.

 

Seguridad

Otro año con lo de todos los años: riñas, pólvora, invasiones, heridos, armas blancas y de fuego, carteles de droga, revendedores, amenazas, etcétera. Este problema como la materia, se transforma pero no se acaba.

 

El clásico caleño fue un infierno para la ciudad este año; los violentos de Millonarios siguen pensando que son los dueños del Campín y se tuvo que sancionar a las dos tribunas laterales; riñas en el Atanasio; desmanes a las afueras de los estadios. Perdomo en varios foros ha prometido reacción y metodología para contener, por fin, la violencia en los estadios. Ya se va a terminar el año y el único estadio de Colombia que ha tenido relativos avances en temas de seguridad es el Atanasio.

 

Foto:

El Espectador


Lo más leído