Russo: el MVP de la 15

2480

Compartir artículo:

La contratación de Cocca, sin tener mucho margen de inversión y con varias posiciones por mejorar, apuntaba a una estrategia arriesgada pero certera de la directiva: tener un cuerpo técnico rodado y de jerarquía al mando de una plantilla justa. Aunque Cocca haya dejado tirado al club la apuesta fue la misma. Russo fue el elegido. Un gran apellido con pocos refuerzos. Un gran piloto sin carro. Todos dudamos de que Russo podría armar un equipo para pelear con los mejores. Sabemos que lo logró, pero no olvidemos su primer gran decisión: no destruir la herencia de Cocca. Respetó algunos principios de ese Millonarios: juego veloz por las bandas, equipo compacto para defender y mantener siempre la columna vertebral.

 

valderrama_compre-ya-01

 

La idea de construir sobre lo construido —en vez de empezar de cero— le permitió a Russo darle al equipo un crecimiento lento pero sostenido. Poco a poco fue dándole sus matices, dotándolo de una identidad que se hizo más visible con los meses, y lo más importante, potenció a jugadores que antes de su llegada no eran protagonistas y terminaron siendo fundamentales de este Millonarios campeón. El ‘Caracho’ mediocentro, lanzador, dueño de las pelotas quietas es una invención suya. Un gran acierto. La irrupción de Jhon Duque. De dudosa contratación de Fortaleza a uno de los mejores volantes del semestre en apenas un año. Duque se convirtió en su ojito derecho.

 

Perdió a Deiver Machado —uno de los mejores jugadores del equipo—en junio, apostó por Banguero y estuvo a la altura. Sensacional su semestre. Jugó una final de diez puntos. Russo también potenció a Mosquera, Silva y Palacios. Les dio a Huérfano y Jader Valencia su primera experiencia en primera división. A Matias de los Santos lo trajo y hoy nadie se acuerda de Pedro Franco. Excepto Kouffaty, todas las apuestas de Russo funcionaron.

 

higuita_compre-ya-01

 

Esa consolidación colectiva e individual se reflejaron en los números. Este semestre Millos hizo su récord de puntos del club en torneos cortos, fue el equipo con más puntos en el finalización, el segundo con más puntos del año y el segundo equipo con más goles. Pero después de una dolorosa -e injusta- eliminación contra Nacional en las semifinales en el primer semestre, había que mostrar más pegada y contundencia en ataque en las series finales de este semestre. Así fue. El equipo sacó pegada en momentos críticos. Contra Equidad se ganó por efectividad. Fue una serie pareja. Con el América se sufrió mucho en Cali, pero la efectividad fue total: dos llegadas dos goles. Y contra Santa Fe, con la pelota quieta, el arma de Santa Fe, se ganó la final.

 

Con estas y otras decisiones, Russo y su cuerpo técnico le regaló una noche inolvidable al club y su gente. Un título en una final soñada. Perfecta. Ganó cupo directo a Copa Libertadores, la autoridad moral para pedirle a Camacho inversión seria y un ejercito de nuevos abonados. El Millonarios 2018 tendrá otros retos. Mayores responsabilidades. Con la plantilla actual es imposible ser competitivo en Libertadores y liga. Vienen Fariñez, Ovelar y algunos más. Se le viene un difícil dilema a Russo: ¿Respetar la titularidad de los jugadores que le dieron la gloria, o meterle mano a su equipo con titulares de lujo?. Difícil decisión.

 

Tienda Hablaelbalón Ropa Fútbol

 

Foto:

futbolred.com


Lo más leído