A Millonarios y Santa Fe los hermana el mismo problema

7208

Compartir artículo:

Unas cuentas horas le duró a Santa Fe y su gente la alegría, el regocijo de eliminar con mano propia a Millonarios en un partido tan dramático como mal jugado. Apenas unas horas, porque en un gris y lluvioso lunes (muy bogotano) los diarios anunciaron, junto al titular de la aburrida victoria 1-0 con gol de Moya, las que serán las llaves de los cuartos de final. Cuatro partidos sin Millonarios y sin Santa Fe. Sin los últimos finalistas. Un descalabro mayúsculo.

 

andres-inmortal-carpinteria

 

Los chistes de oficina y los memes durarán lo que puedan durar. La realidad, sin embargo, es dura y elocuente. Mientras esperamos a ver si a estos equipos les puede caer en suerte un ‘Morumbi Zapata’ versión 2018 para soñar con salvar un semestre de perros, lo que hoy toca decir es que quedaron eliminados en un sistema en el que no clasificar es un fracaso gigante. Y no caeremos, por supuesto, en la crítica fácil: en hablar de falta de actitud o mala preparación física, las coartadas favoritas del periodismo deportivo. Iremos a lo obvio y lo principal: Ni Millonarios ni Santa Fe tienen jugadores de peso. Punto.

 

Los buenos entrenadores y los líderes pueden mejorar a un equipo sin especial talento. Eso fue lo que hicieron Russo y Gregorio Pérez el año pasado. Pero para volver a competir, para volver a ganar donde se ganó, para hacerlo, además, mientras se viaja por América jugando contra los mejores, no basta con tener once jugadores. No. Lo que le pasó a Millonarios y Santa Fe es lo que les tenía que pasar. Y bien merecido lo tienen. El uno empeoró en talento a un equipo campeón y el otro no se reforzó y despidió a su entrenador de buenas a primeras. Está bien que pasen una larga temporada enfrente de la TV (si juntamos cuadrangulares y mundial).

 

No se vaya sin leer: Seamos sinceros: Colombia no le hace un gol a nadie

 

El problema de los dos es el mismo y es de fondo: no tienen con que. Cada uno tiene un jugador superlativo: Ayron del Valle y Wilson Morelo; un central de jerarquía para el fútbol colombiano: Andrés Cadavid y Willian Tesillo; un gran volante de recuperación; Jhon Duque y Yeison Gordillo; y un buen volante mixto; Mackalister Silva y Baldomero Perlaza. Lo demás, cinco o seis jugadores que emparejan la plantilla y nada más. Camacho y el heredero de Pastrana podrán traer a Guardiola y a Mourinho, podrán hacer la mejor campaña de expectativa, diseñar una camiseta espectacular y montar el circo que quieran alrededor de una nueva ilusión, pero el fútbol es de los jugadores y no tiene secretos. Sin talento, sin herramientas, no se puede armar grandes equipos y mucho menos armar grandes equipos que compitan en dos grandes torneos.

 

Foto: futbolred.com


Lo más leído