Lo que nos dejó el primer colombiano en el Barca

4476

Compartir artículo:

Lo de Lauro Mosquera en el Barca es una historia linda, sí, pero lo más lindo está en su contexto…

 

Hoy todos hablan de un tal Lauro Mosquera. Su historia salió de las cenizas porque hace 60 años fue a prueba al Barcelona y jugó con el primer equipo un puñado de minutos en un amistoso contra el austero Sabadell. El Barca perdió el partido y Cesar Rodríguez, el segundo goleador histórico después de Messi y para entonces DT del club, sin más, lo limpió. Su fantasmagórica historia se completa con su llamado a la Selección para la Copa América del 57 y su misterioso paso por el DIM. Ah, y porque hizo parte de lo contado a continuación.

 

Lea también: El lado oscuro del fichaje de Mina al Barca

 

banner-tiendagorra_300x250

 

En 1950 Giörgy Orth, brillante ex jugador de fútbol y el segundo entrenador más joven en dirigir en un mundial, llegó a Colombia a estirar su leyenda. Antes, en Europa, dirigió al Olympique de Marsella y a varios equipos de la segunda división italiana; y hablando en español dejó huella en Rosario Central, San Lorenzo y Guadalajara. Además se nacionalizó chileno; un típico conquistador.

 

Orth, el húngaro, vino hasta acá para dirigir a la Selección del Valle; la mejor Selección del Valle de todos los tiempos: ‘Pez volador’ Benítez, ‘Tabaco’ Escobar, ‘El Muelón’ Sánchez, Cabezas, Marino Kingler, Valencia y un tal Delio `Maravilla’ Gamboa… ¿Quién más jugaba en ese equipo? Lauro, Lauro Mosquera, un loco que tuvo que esperar casi 70 años para hacerse famoso. Para entonces era un actor de reparto, una sombra, un arbusto bajito al lado de los árboles imperiales que jugaban a su lado. Hoy, gracias a Yerry Mina. es “el primer colombiano que llegó al Barca”.

 

Le puede interesar: 3 jugadores perfectos para el Millos 2018

 

El mítico Maravilla Gamboa. Foto: El Tiempo.
El mítico Maravilla Gamboa. Foto: El Tiempo.

 

Ese equipo, el del gran Orth, el del todavía desconocido Lauro Mosquera, que en 1951 ganó los juegos Bolivarianos en Caracas y en el 57 ganó el Sudamericano, llegó a su cumbre cuando le empató 2-2 al River de Labruna, Juan Carlos Russo y Menéndez, y le pasó por encima al Independiente de Cozzi, José Varacka y Jorge Mousegne… Klinger, Maravilla y Alberto `Condor’ Valencia, bautizados como la llave negra, dicen los abuelos, eran sencillamente imparables. Y Fueron la primera generación dorada de la despensa inagotable que ha sido el Valle del Cauca.

 

¡Gracias Lauro por hacernos recordarlos!

 

No se vaya sin leer: El once ideal de jugadores del Valle

 

banner-tiendahoddie_300x250

 

Foto:


Lo más leído