El colombiano consentido de la ‘Bruja’ Verón

797

Compartir artículo:

El boom de nuestros jugadores en el mundo ha descubierto historias increíbles, como la de Juan Ferney Otero.

 

Colombia está dentro de los diez países que más exportan jugadores en el mundo. El año pasado, además, se alcanzó una cifra histórica por fichajes de jugadores colombianos a equipos extranjeros: 180.000 millones de pesos. Nuestros cracks están de moda.

 

valderrama_blanca_haga-click_300x250

 

Son tantos los jugadores que salen a probar suerte afuera que es imposible seguirle la pista a todos. Hay grandes carreras que van creciendo sin la atención de los medios. La de Juan Ferney Otero, centro delantero de Estudiantes de la Plata, es una de ellas. Este potente goleador de 1,81 de estatura debutó el 24 de febrero del 2015 con Fortaleza en la Primera B, el humilde equipo bogotano que le ha dado alas a varios jugadores que hoy triunfan. Ese torneo lo terminó  con tres goles celebrando el ascenso a primera división.

 

Algún ojeador de retina fina debió verlo destacarse en alguna de las agrietadas canchas de la Primera B de Colombia. Con apenas 19 años y cuatro partidos como profesional, recibió una oferta del Deportivo la Coruña para jugar en su filial. Juan Ferney aceptó la oportunidad y viajó en septiembre del 2015 para jugar con el Deportivo la Coruña B, de tercera división. Jugar en tercera era poca cosa, pensarán algunos, pero para este chaval era un gran salto. Estar en Europa a su edad es como pasar a la Universidad saltándose el Bachillerato.

 

También puede leer: Diamante en bruto: Mauricio Arboleda

 

Tierno de piernas pero muy consciente del momento, Otero aprovechó cada minuto que le dieron. De entrada hizo valer su tranco, su olfato goleador y logró ganarse un puesto en el once. Hizo una temporada de matrícula de honor: 19 goles en 38 partidos. Su préstamo se terminó en junio del 2016 y el Depor, inexplicablemente, no hizo uso de la opción de compra. Al bueno de Otero le tocó volver a Fortaleza.

 

 

Jugó con el club bogotano el finalización 2016 y metió tres goles en 18 partidos. Aunque Fortaleza descendió, Estudiantes de la Plata lo quiso entre los suyos. Con 21 años y después de un ascenso, un descenso y una temporada en España, Otero tuvo en Argentina la segunda gran oportunidad de su carrera.

 

También puede leer: ¿Por qué ya no confiamos en los técnicos colombianos?

 

El 2017 con Estudiantes fue convulso. Unas de cal y otras de arena. No pudo adueñarse del puesto, pero jugó Copa Libertadores y su equipo salió tercero en la Liga detrás de River y Boca. Desde su llegada ha tenido varios técnicos. Primero fue Nelson Vivas, que duró hasta junio del 2017. Después llegó Leandro Benítez como interino, reemplazado por Gustavo Matosas (que apenas duró siete partidos). En septiembre llegó Lucas Bernardi.

 

banner-tiendagorra_300x250

 

El equipo de Bernardi es noveno con 23 puntos. En su 4-4-2 apuesta por una delantera con Otero y el delantero Lucas Melano. Entre los dos llevan seis goles. Cada día el colombiano entiende mejor su rol. Se le notan los kilos. Es titular y el medio argentino cada vez valora más a este jugador que tiene grandes condiciones físicas y técnicas. Es rápido, potente y juega bien de espaldas. Es un nueve incomodísimo de marcar. Hacerlo supone una batalla de hora y media para los centrales. Desgasta y abre espacios. Esperemos que el presi, la ‘Bruja’ Verón, lo siga teniendo dentro de sus afectos.

 

Foto:

 

golombianos


Lo más leído