5 goles rojos de vida o muerte

1429

Compartir artículo:

Para ir calentando la garganta, y el corazón y las tripas, les regalamos a los hinchas rojos cinco gritos de gol que permiten pensar que Santa Fe es capaz de todo. 

 

Valoyes, al último minuto. 

2008. El torneo todavía se llamaba Copa Mustang. Clásico 252. Ni Santa Fe ni Millos metían miedo, pero el torneo apenas empezaba y ganarle al rival fue un delicioso baño de energía… Así se grita un gol de último minuto en un clásico. ¿Cómo lo gritaría si esto pasa hoy?

 

 

Tienda Hablaelbalón Camisetas Fútbol

 

Le gusta también: Las 3 razones por las que Santa Fe puede ser campeón. 

 

Y Vargas te lo metió, te lo metió, te lo metió… 

Este gol se ha contado y mostrado mil veces, pero qué le vamos a hacer, tiene que estar. Es poesía y  heroísmo, aguante y milagro. Todo junto. Millonarios, clasificado con una fecha de anticipación, jugando a media máquina, disfrutaba la impotencia y la ansiedad del rojo, que de no ganar se quedaba por fuera de los oho. Tiempo cumplido. Córner. Con el 12, sube Camilo Vargas… ¡¿Fue el arqueeeeeero?!, pregunta el narrador, poseído.

 

 

El de Wilder a Gremio. 

Santa Fe vs. Gremio. 2013. La hermosa Copa Libertadores. Todo por Fox. En Portoalgre fue 2-1 para Gremio. En El Campín, a falta de menos de 10 minutos, el 0-0 lo mandaba todo al carajo… Hasta que Wilder hizo esto después de una pared sideral con Omar. Gol del año. Gol de la vida.

 

 

Le gusta: El clásico más feliz contra Millonarios 

 

Rojo solo hay uno.

Estadio Libertadores de América. Cuartos de Sudamericana. Reto de rojos. Independiente se comió un penal y ninguno regalaba un metro. “Rojo solo hay uno” coreaban en Avallaneda… Rojos somos nosotros, respondió Balanta, después de esta cabalgata infernal.

 

 

Regalito de Omar en Chile 

Monumental de Santiago de Chile. Copa Libertadores de 2015. Santa Fe vs Colo Colo, líder arrogante del grupo. Para no ver el resto de la Copa por TV, al rojo solo le servía ganar. Sonaba a fantasía. Pero con Omar, con este Omar, todo era posible. Tiene razón el narrador: “!Qué golazo tan hijueputa!”.

 

 

 

Lea también: Recordando a Leider Preciado

 

 

Foto:

Futbolred


Lo más leído