Lo mejor y lo peor del Junior de Teo y Chará

733

Compartir artículo:

Esto es lo mejor y lo peor del Junior de Julio Avelino Comesaña

 

Desde los tiempos de Alexis Mendoza, Barranquilla no había vuelto a ser una ciudad tan feliz. Después del intento guardioliano con Giovanni Hernández y de la apuesta por el riguroso Gamero, tuvo que volver un viejo conocido de la casa para poner las cosas en su lugar.

 

Gracias a la billetera de los Char, Julio armó un equipo completo en todas las líneas. La llegada de Teo y Chará se complementó con varios jugadores de estándares elevados para nuestro fútbol. La nómina del Junior tiene dos arquerazos, cuatro centrales de alto vuelo, un mediocampo equilibrado e individualidades determinantes.

 

Hasta el momento esto es lo mejor y lo peor que ha mostrado el Junior versión 2017-II.

 

Lea también: Así viven los 11 del inolvidable Junior campeón del 93

 

¿Lo mejor?

A pesar de que Comesaña ha rotado la figura entre un 4-3-2-1 y un 4-4-2, la verdad es que el equipo ya tiene una identidad de juego claramente definida. Por las características de sus volantes, y gracias a la capacidad de asociación de Teo y Chará, el Junior intenta jugar siempre a ras de piso, desde el primer hasta el último cuarto de cancha. Sebastián Hernández, James Sánchez y Víctor Cantillo son volantes mixtos de muy buen pie que siempre salen a mandar. La intención es jugar siempre en campo contrario.

 

El equipo teje desde atrás. Leonardo Pico —el equilibrio del equipo— es un volante con un despliegue fenomenal y un buen primer pase lo cual les permite a los volantes interiores jugar más libres y adelantados; casi exentos de la responsabilidad defensiva.

 

Por delante de ellos, Teo y Chará lo saben y lo pueden todo.  Gracias a ellos, y a lo bien rodeados que están, hemos visto combinaciones impropias de nuestro fútbol. Sacarle el balón a este Junior cuesta sangre.

 

Por otro lado, la amplitud de la plantilla y la diversidad de las individualidades le dan flexibilidad táctica al equipo. Si bien el mandato inicial es recuperar el balón en campo contrario, adelantar líneas y jugar con la pelota al pie, por momentos hemos visto a un Junior pragmático esperando replegado para jugar a la contra. Comesaña tiene una idea, pero la negocia. La versatilidad de Chará le da un universo infinito de posibilidades a su entrenador.

 

Le puede interesar: Cuando Garrincha jugaba en el Junior

 

¿Lo peor?

El Junior es esclavo de sus virtudes. Su juego interior es tan prolijo que todos los recursos se invierten en él y entonces las bandas suelen quedar inutilizadas. Por eso es que sufre a chorros contra los equipos chicos que se le encierran.

 

Se sabe que el único punto flaco de la plantilla son los laterales. Germán Gutiérrez es cumplidor, pero no se suelta nunca. Piedrahita, que llegó para solucionar esto, no ha logrado ser protagonista a pesar de que cuando Chará juega de falso extremo derecho el carril le queda abierto. Si Yimmi no juega en banda y Escalante no está en uno de sus días, el juego por banda es nulo. Ni James Sánchez, ni Jarlan, ni Mier han logrado marcar diferencia ahí.

 

La versatilidad de Chará le ha jugado en contra a Comesaña. El entrenador todavía no sabe dónde le gusta más, si por afuera haciendo la banda o por adentro detrás del nueve. Este dilema lo ha hecho cambiar varias veces el esquema lo cual ha resentido la consolidación de una memoria táctica. Por adentro es un complemento maravilloso para Teo, por afuera ha sido determinante. ¿Qué prefieres, Julio? No se pueden ambas.

 

También hay que decir que sigue haciendo falta un nueve goleador. Al principio el entrenador se la jugó y apostó por un equipo sin referente de área con Teo y Chara jugando libres en punta. Luego se dio cuenta que para explotar al máximo el “volanteo” de sus dos genios era capital la presencia de un nueve que supiera con la pelota y jugara bien de espaldas. Ahí está Ovelar, que como pivote lo viene haciendo bien, pero todavía sigue debiendo los goles. Ha hecho tres, dos al Caldas en Copa Colombia y uno de penal al Cali en Suramericana.

 

No se vaya sin leer: De por qué Teo es más que Dayro

 

Foto:

Futbolred


Lo más leído