Los pesos pesados que se deben bajar del bus

5302

Compartir artículo:

La opinión de los columnistas no refleja necesariamente la de Hablaelbalón. 

 

El fútbol colombiano ha crecido tanto en los últimos años, que ya nada justifica la convocatoria de un jugador que no esté en su máximo nivel. Absolutamente nada. Ni la condición de estrella ni la experiencia deben excusar un bajo rendimiento.

 

El caso de Ospina es bastante particular, hay que reconocerlo. Lo único que justifica su llamado y titularidad indiscutible es que no hay nadie que pueda reemplazarlo. Con todo y que chupa banca en el Arsenal, David es considerablemente mejor que cualquiera de sus posibles sustitutos. Pero, aparte de él, los que quieran ir a Rusia, que se lo ganen a punta de sudor y esfuerzo en sus respectivos clubes.

 

carpinteria-henrry
Ni siquiera James y Falcao deberían tener sus cupos asegurados. Pero, vale, todos sabemos que si en mayo siguen caminando sobre ambos pies, no hay ni el más mínimo chance de que Pékerman los deje. Además, han hecho una temporada monstruosa; van porque van.

 

Junto a Ospina, James y el Tigre, muchos insisten en que hay un cuarto intocable en la lista: Juan Guillermo Cuadrado. Con él la cosa se agrava. Según los médicos, Cuadradito va a estar entre algodones hasta finales de abril/principios de mayo, por lo que resulta poco probable que pueda tener suficiente rodaje antes de Rusia.

 

Otra opinión del autor: Lo que aprendí de la muerte de Astori

 

Si fuéramos serios nos haríamos a la idea de que Juangui va a ver el mundial desde el sofá de su casa y pensaríamos desde ya en elegir a su mejor reemplazo. Lo único que juega a su favor es ser una de las caras principales de la marca que viste a la selección y puede ser que el omnipotente Adidas ponga un grito en el cielo cuando se entere de que las trencitas del volante y su bailecito irresistible no van a estar frente a las cámaras mundialistas.

 

Por otro lado, hay ciertos jugadores experimentados que se van convirtiendo en la piedra en el zapato de las convocatorias. Muchos creen que es necesario tener una cantidad importante de veteranos, que compensen con su experiencia el vigor de los más jóvenes. Tienen razón. La experiencia se necesita. Sin embargo, la edad no puede ser el único argumento que tenga un jugador para estar en la lista; mucho menos si para llevar a un veterano, se deja a otro que está haciendo bien la tarea y se está destacando en su club. Así llegamos, como era de esperarse, al caso de Cristian Eduardo Zapata.

 

carpinteria-omar

 

Desde que Gattuso llegó al banquillo del AC Milan, Zapata ha jugado poco y nada. Lo del domingo pasado fue terrible, lamentable, preocupante. Cristian volvió a la titularidad en un partido de Serie A después de 4 meses y su desempeño explicó a la perfección las razones que lo tienen calentando asiento: aunque su equipo ganó 3-2, el central tuvo responsabilidad en los dos goles recibidos.

 

Si bien es cierto que ha sido un fijo en el proceso a Rusia (y en el pasado), a día de hoy, no tiene argumentos futbolísticos para pedir un lugar en la lista. Su presencia se puede explicar desde la experiencia, claro, pero (de nuevo) este no puede ser el único aval del jugador. Además: ¿Cuándo se ha visto que Zapata sea uno de los líderes dentro del campo? Puedo estar siendo injusto con él, pero a mí me suena que se ha ganado la etiqueta de “veterano” más por el número que tiene en la cédula que por su don de mando.

 

También le interesa: Esto es lo que debe hacer Pekerman contra Francia 

 

Está bien que lo hayan llamado para esta fecha de amistosos, que le den la oportunidad de demostrar que todavía puede aportarle a Colombia. A fin de cuentas, para eso es que sirven estos partidos de prueba y puede que Cristian sea uno de esos jugadores que se agrandan cuando se ponen la tricolor y me termine callando la boca. Ojalá; pero lo cierto es que su condición de experimentado no debería ponerlo por encima de Murillo o Bernardo Espinosa, el laborioso y sólido central del Girona.

 

Para terminar – sabiendo que me lloverán los insultos–, no puedo dejar pasar el caso de Yerry Mina. En el 2018, el bailador ha jugado tan solo 97 minutos, exactamente la mitad que Zapata. Es decir, nada. Para mí que los dos deberían pelearse con uñas y dientes un puesto en la lista y demostrar lo que valen en estos juegos de preparación.

 

¡Ah!, y que alguien, por favor, le eche un mano al viejo Pékerman. Parece que botó el celular y  perdió el número de Jeison Murillo. Díganle que lo llame, que no estamos en condiciones de dejar a un lado al central titular del Valencia C.F.. Díganle que él también quiere ir y pelearle el puesto a sus ahijados Cristian y Yerry.

 

Termine con: Vote por su 11 para el partido contra Francia 

 

carpinteria-valderrama

 

Foto:

ElHeraldo


Lo más leído