Millonarios le perdió el respeto a Nacional

6027

Compartir artículo:

Millonarios dio la sorpresa y le ganó la Superliga Águila a Nacional.

Este Millonarios ya no respeta a nadie

 

Eso sí, no es el Ballet Azul. Es más bien un bloque compacto, con una disciplina táctica notable. Esta vez, a pesar de que los nombres sugerían un 4-3-1-2, Millos salió con un 4-5-1. Atrás, los cuatro de siempre; en la mitad, el trivote Duque-Domínguez-Silva; por derecha, Del Valle; por izquierda, Montoya; y en punta, solito, Ovelar.

 

valderrama_blanca_haga-click_300x250

 

La apuesta fue la misma durante los noventa: presionar la salida de los centrales, bloquear la recepción de los laterales con los hombres de banda y hacerle una marca pegajosa a los tres volantes interiores de Nacional. Puros duelos individuales, eso hizo Millonarios.

 

Y el plan salió redondo durante los primeros 20 minutos del primer tiempo y durante todo el segundo. Fluidez ofensiva no hubo mucha. Algunos destellos de Montoya y pare de contar.

 

La premisa era defenderse, esperar al error y verticalizar. El error llegó y para eso estaba Ovelar. Dos fallos de los centrales, dos tiros al arco y dos goles. 2-1 y campeones.

 

Lea también: El fichaje de Millos que es un tiro al aire

 

Nacional sabe qué hacer, pero lo hace mal

 

A diferencia del partido de ida, esta vez los nombres fueron más pesados. La figura fue un 4-1-4-1 con Henríquez y Cuesta de centrales; Helibelton y Braghieri jugaron de laterales; Diego Arias fue el cabeza de área, Castellani y Vladimir, los interiores y en las bandas se pararon Rentería por izquierda y Lucumí por derecha; Dayro fue el único punta.

 

Nacional salió a proponer. Lo que quiere Almirón es salir en corto con los centrales y los laterales, atraer jugadores y encontrar al hombre libre en la segunda línea. Eso fue lo que intentó y en medio de la tragedia se puede decir que por momentos lo logró. Pero también, por intentarlo, cometió errores que le costaron el partido.

 

En los primeros veinte, Duque tapó a Vladimir, Macalister a Castellani y los laterales rivales anularon a Lucumí y Rentería. Luego, cuando Dayro comenzó a tirarse a las bandas, y en los escasos minutos en los que la salida por el piso funcionó, Nacional tuvo para matar. Rentería hizo el 1-0 a la contra tras una pérdida de Duque en la mitad y un error táctico de Cadavid. Después Nacional pudo haber hecho otros tres, pero perdonó.

 

En el segundo tiempo, aunque a punta de ganas y convicción se generaron opciones claras, la idea no se vio por ningún lado. Al revés, los errores en salida fueron la constante.

 

Le puede interesar: Quiz: ¿Sabe cómo se llaman todos los estadios de la Liga Águila?

 

higuita_compre-ya-01

 

Ovelar no está… hasta que está

 

Si no fuera por los goles, por el título, el hincha de Millonarios se estaría quejando de Ovelar. Nunca entró en el circuito e incluso se le vio lento e impreciso. Pero… volvió a ser el nueve de área temible. El que la toca poco, pero que siempre que lo hace incomoda.

 

Hizo dos goles y ya. ¿Qué más se le puede pedir? Además en el segundo de ellos demostró que se tiene más confianza que nadie. Recuperó el balón en campo contrario y en vez de abrírsela a Ayron, que quedaba mano a mano, hizo la difícil y la pinchó desde afuera del área. Golazo.

 

Atención: Millonarios tiene nueve de área.

 

No se vaya sin leer: La última gran espina de Millos: ganarle a Nacional un título

 

Foto:

El Tiempo


Lo más leído