Pékerman acierta en debutar en Rusia sin otro amistoso

1336

Compartir artículo:

La opinión de los columnistas no refleja necesariamente la de Hablaelbalón. 

 

Hubo mucho malestar y críticas a Pékerman por no haber llegado al Mundial con por lo menos un amistoso más. Mientras muchas selecciones jugaron dos y hasta tres amistosos en estas semanas, Colombia sólo jugó contra Egipto. ¿Acertado? Es muy difícil asegurarlo categóricamente. Lo que sí se puede argumentar es que viendo las necesidades y el contexto de la Selección, esta fue una decisión estratégicamente justificada y comprensible. Colombia no es un equipo hecho y el cuerpo técnico debía elegir entre viajes y amistosos o horas de entrenamiento. Como a estas alturas el tiempo es oro, el viejo eligió lo segundo.

 

falcao-formato-carpinteria

 

Es una obviedad pero hay que recordar que no todos los equipos llegan igual al Mundial. Hay selecciones construidas desde hace meses como Brasil, España, Bélgica, Perú y Uruguay. Salvo uno o dos nombres que pueden cambiar, las alineaciones de estos equipos nos las sabemos hace tiempo. Los casos de Argentina y Colombia son distintos. Muchos de sus titulares llegan sin estar consolidados en el once (casos como el Mojica, Mateus Uribe, Lerma, Mina, Meza, Salvio, Tagliafico y Rojo). Por eso, aceitar esas piezas nuevas en el engranaje es algo que se debe hacer mientras se le da vida y profundidad a la idea. Son dos procesos paralelos y complementarios.

 

¿Cuál es la mejor manera: amistosos o entrenamientos? El debate recibe buenas razones desde los dos lados. Coincidencialmente, Sampaoli y Pékerman eligieron lo segundo. Después del bochorno político tras la cancelación del amistoso contra Israel, Argentina decidió trabajar en su búnker en Barcelona y no jugar contra nadie. En Colombia no se hizo un esfuerzo real por conseguir un segundo partido. En los dos casos me parece sensato.

 

Lea también: Así le canta Pékerman a la Selección Colombia

 

Es cierto que ningún entrenamiento proporciona el nivel de oposición, la adrenalina, la tensión, el cosquilleo que siente un delantero en el área cuando se juega por los puntos. Hay muchos condimentos que sólo la competencia pura proporciona. Pero es cierto que esa liberación y ese desparpajo que permite superar las barreras mentales puede aparecer solamente cuando hay un piso sólido y una consolidación colectiva de la idea de juego. Lo ideal no es que Mojica debute con menos de 200 minutos en la Selección. Claro que no. Pero depronto responde mejor contra la adversidad si entrenó e incorporó por docenas de horas los movimientos y obligaciones que tiene un lateral izquierdo en este equipo.

 

tienda-el-tigre-falcao-carpinteria

 

Quizá el método de ensayo y error les de a Mojica y Tagliafico más guías para desenvolverse. Con un piso estable y el grado de coraje —que ya depende de cada jugador— surgen más fácil las sociedades, complicidades y sinergías de las nuevas piezas con sus compañeros.

 

España, en cambio, decidió tener muchas menos horas de entrenamiento que Argentina y Colombia y preparar más amistosos. Lopetegui prefirió darle más descanso a sus jugadores —en especial a los del Real Madrid que se liberaron hasta la final de la Champions— y en vez de saturarlos con intensos trabajos tácticos, les dio horas de partido para mantenerlos rodados y con buenas sensaciones precompetitivas.

 

Lo que pase en Rusia no tendrá nada que ver con esto, claro. Sin embargo, las desiciones de Pékerman y Sampaoli, a pesar de recibir tanta crítica en sus países, parecen acertadas y bien razonadas. No hemos visto lo que trabajaron a puerta cerrada. Ojalá nos sorprendan.

 

Le va a gustar: Así hay que jugarle a Polonia

 

Foto: elpais.com.co


Lo más leído