¿Quién es Kevin Ramírez, la ilusión del América?

4699

Compartir artículo:

Esta es la historia de KR7, la nueva ficha favorita del América. 

 

Rivera es una ciudad al norte de Uruguay que limita, caprichosamente, con Brasil. En Rivera, contagiado por los vientos brasileros, por eso su juego elegante y desafiante, nació Kevin Ramírez. Aprendió a jugar fútbol defendiendo los colores de Sarandí Universitario, equipo amateur de la Liga de Rivera. Fútbol barrial.

 

La mejor revista futbolera aquí.
La mejor revista futbolera aquí.

 

De allí, recién reconocido por la ley como mayor de edad, fichó por Santiago Wanderers, que se propuso volverlo jugador de fútbol. En el Wanderers, ya instalado en la capital, terminó su proceso de inferiores y en el 2014, con 19 años, debutó con la profesional. Dos años duró su primera aventura en primera, jugó a ratos y solo hizo un gol. Además, salió campeón.

 

El austero club Sportivo Miramar Misiones de segunda división se lo pidió para el siguiente año. Otra vez jugando en los estadios de barrio el chico se afianzó y terminó la temporada, con 6 goles en 9 partidos, siendo el que todos quieren ver. El que paga la boleta.

 

Lea también: El colombiano desconocido que tiene los números de Falcao. 

 

De vuelta en el Wanderers, con la misma cara de niño pero ahora sin temor, contó su cuento: fue titular siempre y, como extremo, hizo 8 goles en 15 partidos. “Mi lugar es la primera división”.
Luego, empleado de Nacional, el poderoso, definitivamente se hizo adulto. En tres años jugó con regularidad, fue campeón por segunda vez y conoció, bajo las órdenes de Martín Lasarte, los estadios llenos, los putazos y los gritos de gol viscerales de la Copa Libertadores.

 

Foto: Lr21
Dos veces ha gritado campeón. Foto: Lr21

 

Al América llegó por pedido expreso del Polilla (a préstamo con opción de compra), y como promesa de hacerle olvidar al hincha el papelón monumental que fueron el Queso Fernández y Bottinelli, ambos con su mismo acento, el semestre pasado. Ayer fue electo por Fox Sports como el mejor jugador de su torneo de pretemporada.

 

banner-tiendahoddie_300x250

 

¿A qué juega? Ramírez nació para ser extremo. Su hábitat es la banda y es allí donde más disfruta del juego, pero tiene la inteligencia y la versatilidad para jugar a perfil cambiado y fingir de mediapunta. La palabra clave, su santo y seña, es el desequilibrio. Contra Millonarios sacó de casillas a Palacios hasta que le pusieron amarilla. Luego, contra el Cali, hizo lo propio con Palomeque y ayer, contra Santa Fe, le hicieron el penal del 1-1.

 

Aunque por sus huesos ligeros y su juego gambetita entra en la categoría de culebra, su metro ochenta de largo le dan el plus del juego aéreo, tanto para asistir como para definir (no son pocos sus goles de cabeza).

 

También le interesa: El lateral que juega en España y merece Selección 

 

En lo que va jugando en Colombia, además de su inquietante velocidad con el balón pegado al pie, el desparpajo y la rebeldía propia de los buenos, mostró mucha audacia y madurez para jugar de espaldas y asociarse. Tiene, además  –¡cómo corrió contra el Cali! –, el despliegue propio de los uruguayos.

 

No es Di María, no, pongámonos serios. Al América no ha venido “el tesoro escondido del fútbol sudamericano”. Pero su nuevo 7, KR7, sí es una muestra más de esos jugadores que escupe la tierra en este lado del mundo: gambeta y elegancia, imaginación, sacrificio y gol. Ese jugador que el semestre pasado el Polilla (y todos los que seguimos al América) extrañó a gritos; y que bien llevado, bien acompañado, si le llevas el balón, te pinta la cara… te paga la boleta. Permite creer.

 

banner-tiendagorra_300x250

 

Termine con: La crisis de Zapata en el Milan

 

 

Foto:

ElObservador


Lo más leído