“El fútbol a sol y sombra” de Eduardo Galeano

264

Compartir artículo:

“El fútbol a sol y sombra” (1995) de Eduardo Galeano es una lectura obligada para todo el que se haga llamar futbolero.

 

Título: El fútbol a sol y sombra
Autor: Eduardo Galeano (Montevideo, 1940)
Editorial: Siglo Veintiuno Editores
Páginas: 257
Primera edición: 1995

 

¿Le gusta el fútbol y la literatura? Lea: Memorias de un bombardero alemán

 

El fútbol de Galeano: las microhistorias de la pelota

 

Si Saint-Exupéry nos enseñó a congraciarnos con las insignificancias de la vida —imaginando las aventuras de un hombrecito venido de otro planeta—, Eduardo Galeano supo hacer lo propio para el disfrute de los románticos de la pelota.

 

En El fútbol a sol y sombra, un compendio de fragmentos que hilan un siglo de historias, el autor uruguayo nos sumerge con su pluma fina e intensa en las pequeñeces que gravitan alrededor del deporte más famoso del mundo. En un recorrido cronológico que comienza hace cinco mil años en China cuando unos hombres se animaron a “bailar la pelota con los pies”, Galeano, futbolista frustrado, explora una serie de sucesos capitales para intentar entender el fútbol como lo conocemos.

 

Sus relatos breves viran entre perfiles íntimos de los futbolistas más recordados y secuencias minuciosas de goles legendarios. Pero el hincha, el técnico, el árbitro y el periodista también tienen su dedicatoria. Es algo así como una enciclopedia completa de la república futbolística, pues si bien Galeano le da protagonismo a las anécdotas ocurridas en el marco de los grandes torneos y escenarios, no hay elemento del juego, personaje o superstición que se le escape. Están consignados, incluso, los hitos políticos y sociales que hicieron época a la par que el fútbol, con el doble fin de orientar cronológicamente al lector y sumirlo en la nostalgia.

 

El fútbol a sol y sombra es una confesión de amor incondicional al fútbol y a su gracia infinita. Y es también un manifiesto contra el fútbol-negocio y un homenaje a la sencillez, cada vez más extraña en la parafernalia del espectáculo que ha consumido a la fiesta original.

 

“La tecnocracia del deporte profesional ha ido imponiendo un fútbol de pura velocidad y mucha fuerza, que renuncia a la alegría, atrofia la fantasía y prohíbe la osadía. Por suerte, todavía aparece en las canchas, aunque sea muy de vez en cuando, algún descarado que se sale del libreto y comete el disparate de gambetear a todo el equipo rival, y al juez, y al público de las tribunas, por el puro goce del cuerpo que se lanza a la prohibida aventura de la libertad”. (Extracto de El fútbol, el primero de los relatos).

 

Más fútbol y literatura: La mujer del quinto Beatle

 

higuita_compre-ya-01

 

Foto:

Joseguaman.blogspot.com


Lo más leído