Un 4-3-3 para ser mejores que en Brasil

12124

Compartir artículo:

Con los nombres de la lista definitiva de Colombia es posible armar un sistema que recupere el estilo perdido.

 

Desde que terminó el mundial pasado  Pékerman se ha afincado en el 4-2-3-1 o 4-4-1-1 (según se vea).  Desde entonces renunció a jugar con dos delanteros, Teo dejó de ser un punto de encuentro entre todas las líneas, el doble pivote no se negoció y  en contadas excepciones  –Chile y Paraguay– jugó con un 4-3-3.

 

 

Cuando jugó con mediocentro e interiores no fue para ser propositivo, imponer condiciones con los interiores en campo contrario y apretar la salida del rival con un equipo de líneas adelantadas. No. Lo hizo para refugiarse con tres volantes de corte destructivo (Barrios, Sánchez y Aguilar), esperando y frenando al rival con faltas y un medio poblado, y lanzando contragolpes postrobo  con delanteros rápidos.

 

Lo que propongo en este artículo es buscar un sistema diferente al de los últimos años pero que tenga fuertes puntos de encuentro con la Selección 2011-2014. Que miremos al futuro, sí, pero con el espíritu del pasado reciente. Esto porque Colombia llega a este mundial con muchos kilos más de jerarquía que en Brasil, con seis jugadores de primer nivel mundial y con un respeto y un reconocimiento que no tenía, pero con rasgos de identidad extraviados: el déficit de creatividad en la mitad de la cancha y la poca capacidad de lastimar por afuera son preocupantes.

 

No deje de leer: Cristiano habló fuerte: este no es el Mundial de Messi

 

Un 4-3-3 con muchas alternativas

 

La lista definitiva permite una riqueza excepcional de posibilidades ofensivas, de sistemas y de distintas reacciones sobre la marcha para cambiarle el signo a un partido. Se puede plantear un equipo que tenga plasticidad y fluidez en la circulación, pero que a la vez sea eléctrico y amenazante por las bandas; un equipo que pueda dormir al rival, descansar con la pelota, viajar junto mientras domina, pero capaz de saltar líneas con vértigo a partir  del juego directo y conducciones desequilibrantes. Hay jugadores para lograr que cohabiten dos personalidades distintas en la misma Colombia.

 

¿Cómo? Con un 4-3-3 con David Ospina; Santiago Arias, Davinson Sánchez, Yerry Mina, Johan Mojica; Carlos Sánchez, Mateus Uribe, James Rodríguez; José Heriberto Izquierdo (o Muriel), Cuadrado y Falcao.

 

Con Davinson y Yerry tenemos gran juego aéreo en las dos áreas, velocidad en el corte y buen pie y sentido para sacar la pelota limpia. En este sistema, el balón les llegaría a los volantes con más prolijidad y en mejores condiciones,  pues el crecimiento de Davinson con el Tottenham y el conocimiento adquirido por Mina con el equipo que mejor sabe salir en el mundo son una verdadera bendición.

 

Le puede interesar: Así le piden perdón los mexicanos al ‘profe’ Osorio

 

Con el Arias de esta temporada en el PSV y el Mojica del Girona, es posible soñar con volver a ser profundos por las bandas como en Brasil 2014. Mojica es un centrador espectacular que haría muy feliz a Falcao. Y Arias –que esta temporada volvió a ser un volador con el PSV– , jugando en Rusia ( y no en la infernal Barranquilla), será un lateral más fresco, más atrevido y más vital en los últimos metros.

 

La ‘Roca’, con su oficio y músculo, será el  guardaespaldas de todos. Mateus puede ser ese ‘Rakitic’ que arropa al mediocentro: posicional, repartidor y perro guardián. Con su nivel en México es de  esperar que le dé mucho fútbol y sentido al medio. Y en James podríamos tener al maestro de ceremonia de la Selección; más retrasado y cerebral que en Brasil 2014, pero adueñado de los tiempos y del juego. Sería una lástima desaprovechar el James del Bayern.

 

james-2014-v-negra

 

Y arriba: velocidad, gol y desequilibrio en las bandas. Cuadrado e Izquierdo (o Muriel) pueden armar excelentes tándems de ataque con sus laterales. Serían preocupaciones para la defensa rival y el arma ideal para abastecer a un nueve como Radamel que requiere de centros y pelotas con ventaja. Con ataque de calidad por las bandas podemos hacer que Falcao haga un mundial espectacular…Conclusión:  no encontramos un mejor sistema que este.

 

Twitter: @sebastiannohra

Foto: elpais.com.co


Lo más leído