El problema eterno del Nacional de Lillo (y otras dos cositas)