Comesaña revivió al Junior en Libertadores