Teo es ingobernable y el Junior es gran candidato