fbpx

Con Dayro Nacional es invencible

2018-11-22T19:18:46+00:00 20 mayo, 2018 |

Psicólogo en desuso, editor aficionado y futbolista recontra frustrado.

3 minutos de lectura

Nacional fue mejor y sobre la hora le ganó al Cali en el Atanasio. EL FPC tiene al primer semifinalista.

 

 

El Cali dio pena

 

No lo decimos ahora con el diario del lunes. No. Ya el fin de semana pasado, cuando el Cali le ganó a Nacional en Palmaseca escribimos que no había hecho un buen partido y que, mirado desde el juego, había sido un equipo –exagerando– aceptable. Sin circuitos, sin fluidez y sin gran arrojo.

 

andres-inmortal-carpinteria

 

Pues bueno, lo de hoy en el Atanasio fue un desastre. Vimos a un equipo timorato, acomplejado, con espíritu de chico y que no tuvo rebeldía alguna.

 

Era fácil intuir que el partido iba a tener a Nacional como el gran protagonista, y que el verde paisa iba a poner el tempo, el entusiasmo y el ataque… pero teníamos la esperanza de que el Cali llevara a Medellín algo más de resistencia, picardía y autoestima; algo más de juego.

 

El partido de hoy no resiste mayor análisis táctico y se explica cortico y al pie: jugar a no dejar jugar, desentenderse de la elaboración y la imaginación, confiar del todo en el nervio y en el pulso. Juego cero.

 

Le puede interesar: Se filtró la lista de los 23 convocados para el Mundial

 

El falso central

 

Así como Guardiola popularizó con Messi el concepto del falso nueve, Almirón le dio vuelo al falso central. Nos es joda. Decir que Henríquez y Bocanegra fueron defensores centrales es decir mentiras. El último hombre fue Jorman y, dependiendo del costado por el que estuviera atacando el equipo, alguno de los dos centrales se soltaba y se sumaba al ataque como si fuera un volante más,para hacer superioridad numérica en la mitad. Al minuto de partido, Henríquez ya había dejado mano a mano a Dayro con un pase riquelmeano.

 

En el segundo tiempo, lo de Bocanegra fue de antología. Daniel fue por mucho el mejor jugador de Nacional, y eso que todos estuvieron bien. En los primeros veinte minutos, el “central” por derecha fue el motor del ataque de Nacional. Pegó un tiro al palo y el rebote que terminó en el gol de Dayro nació de una pelota que él recuperó en el borde del área del Cali.

 

Esto, claro, fue solamente posible porque el Cali salió muy replegado y ni Sand ni Benedetti hicieron la cobertura. Luego, Pelusso metió a Kevin Balanta por el Poeta y paró un trivote Pérez-doble Balanta. Y apenas Bocanegra dejó de poder jugar en campo contrario, el equipo entró en un letargo del que solo pudo salir tras la expulsión tonta de Jhon Edison Mosquera.

 

No deje de leer: Este sería el peor error de Yerry Mina en este momento

 

andres-inmortal-carpinteria

 

El Dayro de la gente 

Dayro es un monstruo. Dayro es un fenómeno. Dayro es el gran capo del fútbol colombiano. Qué jodido jugador. Hoy y el semestre pasado y hace seis semestres. En Nacional y en el Once Caldas y en Millonarios. Hoy y siempre. Moreno es un jugador de otro fútbol, que se hace mejor bajo la presión, al que nunca le tiemblan las piernas y que es adicto a romperla en las finales.

 

Peligroso cuando rompe  al espacio, peligroso cuando juega  de espaldas, peligroso de media distancia… y en los tiros de esquina y cuando rompe de atrás y cuando gambetea. Audaz para asociarse y para cobrarle las ventajas al rival: al minuto 93 se le pegó al pelado Andrés Balanta, lo hizo temblar y fabricó un penal indiscutible. Moreno es un tiburón asesino e insaciable.

 

Y lo volvió a hacer: Gracias a él, a su frialdad, a su audacia, a su genialidad, Nacional terminó de sellar una clasificación más que merecida.. Y sí, a nosotros nos duele, nos duele en el alma, no poderlo ver en Rusia. ¡Salud!

 

Lea también: La Selección Colombia necesita un tipo malo

 

Foto:

@LaFM

(Visited 12 times, 1 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS