El mejor Santa Fe no pudo superar la empatitis