Equipos Eternos: el primer Nacional bicampeón