fbpx

La final de Champions más aletosa de la historia

2018-07-17T11:09:38+00:00 23 mayo, 2018 |

Soy malísimo para los nombres propios y tengo muy mala memoria. Además del fútbol, mi deporte favorito es exagerar y equivocarme en las predicciones.

3 minutos de lectura

Para vivir la previa de la final de Champions entre el Liverpool y el Real es, simplemente imperdonable, no hablar del Milagro de Estambul en 2004. 

 

El Milagro de Estambul es uno de esos capítulos futboleros de los que todo el mundo habla. Tenerlo claro  es estar en consonancia con la cultura general del fútbol europeo… Si usted todavía no sabe de qué se trata, para que no haga un papelón en el bar y aprovechando la hermosa final de Champions que se nos viene el próximo sábado, cortico y al pie se lo contamos.

 

pekerman-for-carpinteria

 

Los Protagonistas 

 

A un lado del ring, de blanco y de rojo, estuvo el AC Milan. Eran los años mosos del equipo de Berlusconi, cuando la Serie A era la liga más excitante de todas y los equipos de la ciudad de Miguel Ángel tenían entre los suyos a los mejores de los mejores.

 

En esa Champions el Milan ganó su grupo (por encima del Barcelona), después eliminó al Manchester ganándole en Old Trafford y en el San Siro, en cuartos le pasó por encima al Inter goleándolo de local y de visitante, y en semis eliminó al PSV sudando sangre. Era el Milan de Dida, de Jaap Stam, de Cafu, de Shevchenko, de Gatusso, de Maldini, de Nesta, de Pirlo, de Kaká (Balón de Oro), de Seedorf y de Crespo. ¡Joder, parece un poema! 

 

milan_2005

Foto: archivodeppor.com

 

Del otro lado del ring, de rojo, bien de rojo, estuvo el Liverpool de Rafa Benítez. Era un equipo con menos nombres pesados, liderado por un vitalísimo Steven Gerard.

 

En fase de grupos se clasificó por la ventana, de segundo, con los mismo puntos que el Olympiacos y avanzando gracias a la diferencia de gol. En octavos eliminó con contundencia –3-1 y 3-1– al Bayern, en cuartos se deshizo de la Juve, y  en semis mató con lo justo al Chelsea. Al lado de Gerard estaban Dudek en el arco (después iría al Madrid); Carragher, Hyypia, , Traoré y Finnan en defensa; Riise, Harry Sewell (ese un crá), Xabi Alonso y Luis Garcia –zurda de oro-; y arriba, en punta, el killer Milan Baros. Nada mal, eh. 

 

Liverpool_Champions_2004

 

El partido 

 

Antes de los 50 segundos, Pirlo tiró un centro de los suyos (perfecto, milimétrico ) que Maldini cambió por gol con una volea digna de un killer. Grito ronco en Milán. El segundo lo puso Crespo, que después de un pase perfecto de Shevchenko solo la tuvo que empujar. 5 minutos después llegó el segundo de Jorge Hernán, con definición romariana, esta vez a pase gol de Ricardo Kaká. En Milán se regaba la champaña, Liverpool era un auténtico funeral. Así se fue el primer tiempo.

 

El 1-3 lo puso Steven, The Captain, a centro de Riise y con el mejor gol de cabeza de toda su carrera. El 2-3 fue obra de  Vladimir Smicer, el checo, que había entrado para lograr el milagro en remplazo de Harry Sewell. Latigazo de afuera. Esperanza. El 3-3, en un penal solo apto para tipos de acero, lo puso un Xabi Alonso sin barba. Y completamente genial al que el mundo se le vino encima cuando Dida le adivinó el cobro que en el rebote cambio por gol. Minuto 60: 3 a 3.

 

Luego vino una salvada inverosímil de Dudek, uñas rotas y corazones a medio andar… Vinieron los penaltis, los malditos penaltis. Y falló Jorginho. Y falló Pirlo. Y falló Shevchenko. El Liverpool fue el campeón.

 

Esta película merece un Oscar. 

 

Foto:

Lared.com

(Visited 14 times, 1 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS