Tres cosas que el hincha de Millos debería pensar hoy