Nacional y Envigado maltrataron al balón