A Rueda le faltó ambición en Ecuador