Santa Fe pagó cara su mezquindad