Santa Fe y Caldas, invictos para bien y para mal