Viera mantuvo con vida al Junior