Nacional también sabe jugar «feo»