Nacional también sabe jugar “feo”