Según la ciencia, todo estuvo mal en el penal de Rafa Pérez