fbpx

Así fue el debut triste de Jeison Murillo en el Barça

2019-01-11T10:56:32+00:00 11 enero, 2019 |
  • Jeison Murillo debutó con el Barcelona
3 minutos de lectura

Jeison Murillo perdió en su debut con el Barça, pero fue el mejor de una defensa errática que sufrió demasiado con las rotaciones de Valverde.

Debutar nunca es fácil, menos en el Barcelona, y como central. Si a Jeison ya le habían advertido que jugar en la última línea del equipo culé era un gallo, ya pudo comprobarlo de primera mano. Jugó de central derecho en una extraña defensa sui generis y el Barcelona cayó 2-1 de visitante contra el Levante. Esto fue lo bueno y lo malo que dejó ‘Muri’ en cancha:

 

Camiseta Andrea Pirlo

 

Lo bueno

No nos quedemos con la derrota y ya. Hubo cosas buenas. En el papel, Murillo compartió línea con Semedo, Chumi y Miranda; sin embargo, Busquets se metió en la línea cada vez que el Barcelona intentó salir en corto y el dibujo terminó siendo con cinco defensas, con Murillo bien abierto a la derecha. Desde ahí, el colombiano fue el único que, tras un inicio complicado y dos goles en contra, encontró su lugar en la cancha y se hizo dueño de la salida del balón. Rara vez falló un pase en corto y siempre la pidió al pie con personalidad. Cuando peor la pasaba el Barcelona, y su mediocampo era fantasma, Murillo tomó iniciativa y tiró un balón que dejó mano a mano a Semedo. El portugués, tristemente, pifió.

En el segundo tiempo vimos su mejor cara, en el uno contra uno fue una fiera y apagó incendios cuando el equipo quedó jugado. Con el balón en los pies fue ágil e hizo fluir el juego corto a ras de piso, eso que tanto le costó a Yerry.

No fue el debut soñado, pero Jeison mostró personalida para pedir el balón. Nunca se puso colorado. Paciencia. Le hace falta rodaje y todavía es muy pronto para bajarle el pulgar..

Lea también: Yerry Mina se salvó a pesar del Barça

Lo malo

Si bien fue el mejor defensa, sus primeros minutos fueron todo menos perfectos. No tuvo nada que ver en el primer gol en contra, pero llegó tarde a cerrar en el segundo; Borja Mayoral le ganó la espalda y se la cruzó a Cilissen. Esto se repitió por lo menos tres veces más y quedó claro que todavía necesita mejorar su posicionamiento. Hoy fueron Borja y Boateng, mañana serán Griezmann y Lemar.

Por otro lado, tuvo que cuidarse desde muy temprano. Solo hizo dos faltas en todo el partido, bien, pero una de ellas fue una amarilla tempranera al minuto 22. Un error de posicionamiento, que lo condicióno desde muy temprano y tontamente.

Para mejorar también quedó su juego entre líneas. En corto estuvo bien, pero sufrió de más para romper líneas y sobre todo en el primer tiempo dividió pelotas innecesariamente.

No se vaya sin leer: El juvenil que Italia le quiere robar a la Selección Colombia

 

Foto:
as.com

(Visited 706 times, 367 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS