Medellín vs. Nacional: El Verde está en llamas