fbpx

Cuando el Junior empató con la Selección Argentina de Maradona

2018-12-03T21:36:46+00:00 3 diciembre, 2018 |
  • Junior de Barranquilla vs Selección de Argentina

Costeño de nacimiento y rolo por adopción.

3 minutos de lectura

No es invento. Antes de quedar campeona del mundo, la Selección Argentina empató con el Junior en el Metropolitano.

1986. Año de Mundial. Carlos Salvador Bilardo, entrenador de la Selección de ‘Maradó’, organiza una gira larguísima como preparación para el Mundial de México 1986. Empieza jugando contra Francia y Noruega. Ambos partidos los pierde y las críticas se encienden. En su país se habla de su salida. Los periódicos titulan:”Esta Selección nunca podrá ganar el Mundial”. Los periodistas, ofendidos por el rendimiento de la Selección, tachan a Bilardo de rácano, de miserable. De mezquino. “Nadie gusta de la Selección”, bombardea el gran Menotti. El ambiente está jodido.

 

 

Bilardo, entonces, toma dos decisiones fundamentales para el logro que conseguirá más adelante: primero, aislarse de la guerra mediática que estalla en Argentina y segundo, evitar rivales que puedan desmotivar a sus jugadores. Así dibuja un camino que empieza en Israel y termina en México, en el Estadio Azteca con el trofeo Jules Rimet en el bolsillo. Lea también: Cuando Garrincha jugó en el Junior

En el camino, Bilardo y sus muchachos enfrentan a seis clubes y a una selección. Viajan por Suiza, Barranquilla, Bogotá y México. En Europa no les va nada bien. Apenas ganan 1-0 contra el Grasshopper y provocan, nuevamente, el estallido de la prensa. De vuelta al continente, en Colombia, muy confiados, juegan un partido contra el Junior y lo que parece papilla se convierte en roca.

 

 

El partido, el partido fácil contra el Junior, terminó siendo un dolor de cabeza para todos. Nadie, absolutamente nadie, funcionó aquel día. Ni Maradona, ni Valdano. En cambio, en Junior, aprovecharon la coyuntura para inaugurar el ‘Metro’ y obligados a abrir su nueva casa con todas las de la ley, los jugadores se entregaron plenamente. Mario Coll, hijo del legendario Marcos, marcó a ‘Maradó’ como si su vida dependiera de ello. Se le pegó como una estampa y jamás lo soltó. Lo desesperó y lo desactivó. Al final el partido terminó 0-0 y todos salieron felices de la cancha. Todos menos Don Carlos Salvador.


Junior de Barranquilla 1986

El Junior de la época. / Foto: Caracol Radio


 

Ese año, la alcaldía de Barranquilla, apalancada en el drill de Don Fuad Char, no quiso escatimar para darle alto vuelo a su nuevo estadio. No solo invitaron a un tal Diego, antes, con su selección, había venido un señor de apellido Francescoli y después, desfiló por el Metropolitano un genio danés de apellido Laudrup. ¡Cipote inauguración! ¿Y lo mejor? Solo Uruguay logró ganar (2-1), ni Dinamarca ni la Argentina legendaria que luego sería campeona del mundo pasaron del 0-0. El Junior, en su casa, no le come cuento a nadie.



 

 

No se vaya sin leer: ¿Qué tiene Atlético Paranaense, el rival de Junior en la final de la Sudamericana?

Foto:
El Heraldo

(Visited 361 times, 19 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS