Millonarios vs. Cali y la tarde de domingo más aburrida de la historia