fbpx

Millonarios: la suerte de empatar por coincidencia

2018-12-01T09:11:22+00:00 9 septiembre, 2018 |
  • Millonarios contra Junior en el Campín.

Estudiante de Periodismo. Buscando vivir de contar historias sin morir de hambre en el intento. En Twitter: @horrorfosforo

3 minutos de lectura

Millonarios y Junior empataron 1-1 en un partido con poco fútbol y mucha suerte para los de Russo.

Eso de que cuando el Junior juega en Bogotá viene a colgarse de los palos para evitar terminar ahogado se quedó en mito. Comesaña, guapo, paró a Jarlan Barrera y a David Moreno con la instrucción de ir a pelearle las bandas a Millos. La propuesta, ambiciosa cuanto menos, no fue del todo dañina para Millonarios, que cada día se parece más a esos equipos que para complicarlos no hace falta sino entregarles el balón y ver cómo mueren de esterilidad creativa.

Al no tirarse atrás, Junior le quitó el peso de la responsabilidad de proponer a Millos y, más bien, terminó invitándolo a un intercambio de golpes. Con ambos decididos a ir por la victoria, más con transiciones que con construcciones, el partido se volvió un duelo entre defensas, en el que la línea que primero quedara mal parada perdía.

 

 

En el segundo tiempo Cadavid pisó la cascarita de pararse en la mitad con cincuenta metros entre su espalda y el arco; llegó tarde a un corte y Jarlan, que estaba cerquita, aprovechó el papayazo. Corrió en soledad con el gol esperándolo frente a sus narices. Y cobró. Así las cosas, Comesaña sacó sus canas y como el viejo curtido que es empezó a administrar y a esperar. Junior volvió a ser ese equipo del que habla el mito, cauteloso y acobardado por el frío.

Lea también: Así le fue a Colombia en su primer partido sin Pékerman

De todas formas, así todo el equipo barranquillero hubiera sido reemplazado por un plantel juvenil, en Millonarios las cosas no iban a cambiar. Se rompieron Carrillo y Duque, pero la pintura fue la misma de todo el semestre, contando dos excepciones (o solo una en verdad). Marrugo, que suele ser el destello de juego por abajo, aparecía o muy atrás, donde su toque es insípido, o muy adelante, cuando la jugada llega sucia y ya no encuentra espacio.

El factor determinante terminó siendo la figura de antihéroe del Carachito Domínguez que, en un minuto y con un par de insultos, terminó aportando más que en todo lo que va del semestre. Con ayuda de Barreto le calentó la oreja a Sebastián “Donald Draper” Viera después del ficticio penal que pitó Luis Sánchez. Lo hizo echar y luego Cadavid reventó el balón y empató el partido.

Las dos canciones colombianas del FIFA 19

 

Cachucha Willy el Tiburón

 

Al final, los dos, inconformes con el 1-1, quisieron ganar. Junior empujado por el sentimiento de injusticia y Millos por la sorpresa de poder volver a sacar rédito de un partido que parecía perdido.

A Barranquilla Junior vuelve satisfecho, más allá de que debieron ser tres puntos. Millonarios, en cambio, termina embolatado otra semana más. Russo se rasca la cabeza, ayer fue un gol a los diez segundos, hoy un penal mal sancionado, mañana o cualquier día la suerte se acabará.

Foto:
El Heraldo

(Visited 264 times, 2 visits today)
Compartir artículo:

Comentarios Facebook

MÁS HISTORIAS