Millonarios: la suerte de empatar por coincidencia